La crisis del coronavirus

Un hospital de México con 42 empleados contagiados pide ayuda para combatir la pandemia ante la falta de insumos

Los médicos y enfermeras de la Clínica 26 de Cabo San Lucas, una pequeña localidad turística, piden donaciones a la población

Una trabajadora limpia un hospital del IMSS en Baja California Sur, México.
Una trabajadora limpia un hospital del IMSS en Baja California Sur, México.IMSS

Los contagios masivos de coronavirus entre el personal de hospitales públicos han abierto un nuevo frente para las autoridades sanitarias de México en medio de la pandemia. Mientras las miradas estaban puestas en Monclova —donde ha habido más de una treintena de casos y tres muertes— o en Tlalnepantla —donde se reconocen 19 diagnósticos positivos—, el mayor brote en el país ha pasado prácticamente desapercibido. La clínica 26 de Cabo San Lucas, una pequeña localidad turística a más de 4.000 kilómetros por tierra de la capital, registró el miércoles 42 contagios entre sus empleados, sin que hasta entonces se hubiera hecho mención alguna en las conferencias diarias sobre el avance del virus ni en la prensa nacional.

Después de que se destapara el contagio masivo, médicos y enfermeras del hospital han pedido ayuda y donaciones a la población para afrontar la pandemia. “Estamos haciendo frente al coronavirus por vocación, amor al trabajo y de manera profesional sin el equipo de seguridad necesario”, se lee en una publicación difundida en redes sociales.

El miércoles, las autoridades admitieron que hubo más de 60 casos positivos en hospitales de la región centro y norte del país, incluidos los de Cabo San Lucas, y una semana después de dar a conocer el caso de la ciudad norteña de Monclova. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al que pertenecen estos hospitales, se ha resistido a catalogar los casos como “brotes hospitalarios” y ha asegurado que los focos de infección no están relacionados con la falta de materiales, aunque ha reconocido que hay 329 trabajadores sanitarios contagiados de Covid-19 en todo el país.

“Derivado de la investigación epidemiológica realizada, se concluyó que el ‘paciente cero’ ocurrió fuera del hospital con un trabajador del área administrativa”, ha sostenido el IMSS en un comunicado y ha difundido imágenes en donde se limpian los sitios afectados y se entregan materiales. “El personal con Covid-19 nunca mantuvo contacto directo con pacientes sospechosos”, ha agregado la institución, que tiene más de 12 millones de afiliados y 4.000 unidades médicas en el país.

Los trabajadores han respondido que hay enfermeros y camilleros que tienen síntomas de coronavirus, pero que han seguido trabajando porque no cumplen la definición operacional para confirmar sus casos. También exigen que se les apliquen pruebas a todos los empleados que siguen asintomáticos y acusan un manejo negligente de la institución, de acuerdo con la prensa local.

Dos días antes de que se diera a conocer el contagio masivo, se anunció que la clínica 26 de Cabo San Lucas tenía la capacidad para concentrarse en enfermos de coronavirus y que iba a ser un hospital de referencia. En las últimas semanas varios grupos de ciudadanos se organizaron para recolectar materiales para el hospital. La delegación local del IMSS catalogó las convocatorias como “información falsa” y dijo que los insumos que se tenían eran suficientes, aunque después borró la publicación. “Los compañeros del IMSS necesitan tu apoyo, el que se proporciona es insuficiente”, insisten las convocatorias.

Los cuatro casos de contagios masivos que se conocen en México parecen partes de una misma película. El personal de los hospitales se queja de recursos insuficientes. El IMSS lo niega. Semanas después hay decenas de contagios en los centros de salud. Y finalmente, las autoridades hacen el control de daños, no dan mayores explicaciones y señalan que las fuentes de infección se dieron fuera de los hospitales o por descuidos de su personal. “Se ha minimizado el problema”, advertía esta semana una doctora de Tlalnepantla que pidió el anonimato. “Ojalá que el problema fuera este hospital, yo creo que el problema es el IMSS”, aseguraba.

Tras romper la barrera de los 3.000 casos confirmados esta semana, México ha comprado a China 5.000 ventiladores y más de 56 millones de dólares en insumos médicos, y también ha pedido a Estados Unidos 10.000 ventiladores más para zanjar las fisuras de su sistema de salud. En el terreno, las dudas del personal en la primera línea de combate a la pandemia persisten.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada país de América Latina.


Más información

Lo más visto en...

Top 50