La crisis del coronavirus

Las UCI catalanas se acercan a su límite con el 84% de ocupación

Cataluña dispone ahora de más de 1.700 camas de críticos, el triple que hace dos semanas

Personal sanitario traslada de su vivienda a una anciana contagiada por coronavirus, en Barcelona.
Personal sanitario traslada de su vivienda a una anciana contagiada por coronavirus, en Barcelona.Albert Garcia

La pandemia de coronavirus avanza y las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales catalanes empiezan a tocar techo. La curva epidémica sigue su curso —más de 18.700 casos y 1.672 fallecidos— y la Generalitat se ha apurado a ampliar todo lo posible la capacidad de camas de críticos. Así, en las últimas semanas han pasado de unas 600 plazas de cuidados intensivos a más de 1.700 estos días. La cifra de enfermos graves, sin embargo, sigue creciendo (más de 1.600 el lunes) y el colapso acecha a las UCI catalanas. La ocupación ya es del 84% de las camas disponibles.

“Esta semana será complicada y los niveles de ocupación serán altos. Esperamos poder ralentizar la entrada de personas en hospitales”, avanzó este lunes la consejera de Salud, Alba Vergés. Los hospitales han hecho encaje de bolillos para ampliar la capacidad de sus UCI dentro de sus instalaciones. Quirófanos, aulas de formación, pabellones anexos... Cualquier espacio libre se ha ocupado con camas, respiradores y todo el aparataje técnico de las complejas unidades de críticos. El aluvión de pacientes graves que requieren intubación y ventilación mecánica para ayudar a sus pulmones a respirar no cesa y la disponibilidad de camas de UCI es clave para evitar el colapso del sistema.

El responsable del Centro Nacional de Emergencias, Fernando Simón, advirtió el pasado fin de semana de que había varias comunidades al límite. Cataluña es una de ellas. Vergés no quiso concretar este lunes la situación de sus hospitales, pero la semana pasada la consejera admitió que el hospital de Sant Pau y el de Terrassa ya superaban el 90% de su capacidad, algún centro privado alcanzaba el 100% y Vall d’Hebron rondaba el 73%. Desde entonces, el número de pacientes graves se ha duplicado. “Tengo el 300% más de camas de UCI. He tenido que montar el triple de camas, expandir espacio y profesionales. Aún estamos intentando crecer más, pero hay que adaptar espacio, equipamiento y recursos”, admite Ricard Ferrer, jefe de UCI del hospital Vall d’Hebron.

Las unidades de críticos de Cataluña funcionan ahora en red. “Tenemos un aplicativo que cubrimos todas las mañanas con nuestras camas y pacientes para tener un control centralizado de la situación. En función de dónde haya camas disponibles, el SEM [Sistema de Emergencias Médicas] deriva a los pacientes”, señala Ricard. Algunos hospitales tienen sus UCI destinadas exclusivamente a pacientes con Covid-19, mientras que otros mantienen circuitos separados para reservar camas también a personas con otras dolencias. Según fuentes consultadas, este lunes en el hospital de Mataró había una veintena de pacientes con Covid-19 en la UCI y cuatro personas sin el virus. En Vall d’Hebron, los enfermos positivos por coronavirus en la UCI ascendían a 150.

Los expertos coinciden en que, aunque la curva epidémica se ralentice, los días de extrema tensión en las UCI están aún por venir. “Eso ocurre por dos razones. La primera es que no son enfermos rápidos, la estancia media es de 10 a 15 días. Necesitan tiempo de ingreso en la UCI y se acumulan, las camas no se vacían tan rápido. Y la segunda razón es que el paciente no se pone crítico el día uno de contagio, sino hasta siete días después y, por tanto, vamos por detrás del pico de infectados”, señala Pedro Castro, jefe de sección del área de vigilancia intensiva del hospital Clínic.

Los intensivistas admiten que el perfil de los enfermos ingresados en las unidades de críticos es muy diverso. “Tengo gente de entre 20 y 30 años y gente de 75”, admite Ferrer. Coincide Castro: “Hay pacientes de todo tipo, no solo mayores. Entre el 10% y el 15% de los pacientes que nos llegan por Covid-10 ingresan en la UCI. Pero todos comparten el mismo patrón clínico: problemas respiratorios y oxígeno bajo en sangre”.

Desarrollar ventiladores

Además de crecer en espacio, los hospitales buscan a la desesperada personal para atender esas UCI recién creadas y ventiladores y aparatos para equiparlas. “En las nuevas áreas pones de referencia a un intensivista y a una enfermera especializada en intensivos y el resto de profesionales de apoyo”, apunta Ferrer. Equipar las nuevas UCI es, de hecho, la tarea principal esta semana, dijo este lunes Vergés. En este sentido, los hospitales Clínic, Germans Trias i Pujol y la Universidad de Barcelona darán apoyo científico para desarrollar tres proyectos de respiradores de emergencia para tratar a los pacientes con Covid-19 ante la ausencia de los respiradores convencionales.

Ante un eventual colapso de las UCI, Vergés rechazó la posibilidad de enviar pacientes a otras comunidades. Los hospitales, mientras, siguen buscando cómo crecer. “Ante una situación excepcional, la inventiva y la capacidad de sacrificio, crece. Nos gustaría decir que no hemos llegado al límite. Buscaremos cualquier manera de dar respuesta a los pacientes”, concluye Castro.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50