La crisis del coronavirus

Italia prorrogará el confinamiento más allá del 3 de abril

Conte afirma en una entrevista en ‘Il Corriere della Sera’ que las restricciones están funcionando

Un trabajador desinfecta una calle del Barrio Español en Nápoles, este miércoles.
Un trabajador desinfecta una calle del Barrio Español en Nápoles, este miércoles.CESARE ABBATE / EFE

La batalla para combatir el coronavirus en Italia durará más de lo previsto. El primer ministro del país, Giuseppe Conte, ha adelantado este jueves que las medidas de confinamiento impuestas en todo el país para frenar la pandemia se prorrogarán más allá del 3 de abril, la fecha en la que en principio estaba previsto que se levantaran algunas de las restricciones.

Según ha explicado Conte en una entrevista con el diario Il Corriere della Sera, las escuelas y universidades, clausuradas en principio hasta esa fecha; y los comercios y negocios no esenciales, cerrados inicialmente hasta el 25 de marzo, no podrán volver a abrir hasta dentro de un plazo más amplio, aún por definir. También se alargarán las normas de aislamiento social, que prohíben las aglomeraciones. “En este momento no es razonable decir más, pero está claro que los procedimientos que hemos impulsado, ya sea el cierre de actividades comerciales o lo relacionado con las escuelas, tendrán que ser prorrogados cuando se llegue a la fecha límite”, ha explicado el jefe del Gobierno italiano.

Conte ha hecho hincapié en que con las restricciones que se han implantado paulatinamente en todo el país y que, entre otras cosas, prohíben los desplazamientos, salvo por motivos justificados, el Gobierno italiano ha evitado “el colapso del sistema”, y ha confiado en la eficacia de estas medidas para frenar la pandemia de coronavirus. “Están funcionando y es obvio que cuando alcancemos el pico, los contagios comenzarán a decrecer, esperemos que suceda dentro de algunos días, no podremos volver inmediatamente a la vida de antes”, ha señalado.

El primer ministro ha llamado a utilizar “el sentido común” y a “actuar con la máxima conciencia” para cumplir las restricciones y evitar todo lo posible salir de casa y cualquier contacto social. Ha recordado que se prevén sanciones penales —hasta tres meses de prisión y multas de 200 euros— para quien se salte las normas, y que se aplicarán “de forma severa”. También ha dado su beneplácito a los alcaldes de algunas ciudades como Milán o Roma, que han decidido clausurar los parques para evitar aglomeraciones. “Una cosa es hacer deporte y otra transformar los lugares públicos en un punto de reunión, que es algo inadmisible”, ha afirmado Conte. También ha aclarado que el Gobierno, por el momento, no se plantea introducir nuevas restricciones de largo alcance. “Pero si no se respetan las prohibiciones, tendremos que actuar”, ha advertido.

Aunque el primer ministro no se ha aventurado a revelar una nueva fecha para extender las restricciones, algunos gobernadores regionales, como Alberto Cirio, del Piamonte y positivo al coronavirus, ha hablado de una posible reapertura de las escuelas el 15 de abril, “como mínimo”. “Hay que favorecer las medidas rígidas”, ha insistido. Luca Ceriscioli, presidente de la región de Las Marcas, ha indicado que “la situación es extremadamente crítica”, por lo que ni se plantean cuándo volver a abrir las escuelas. “Prorrogar las medidas de contención nos parece lo más lógico”, ha indicado. Attilio Fontana, el gobernador de Lombardía, la región más castigada, que concentra 14.363 de los 35.713 casos totales del país, apoya también la prórroga de las prohibiciones y pide aún más limitaciones. “Quedaos en casa, dentro de poco no podremos atender a quien se enferme”, ha implorado a los ciudadanos. “Si no lo entendéis por las buenas, cambiaremos el tono y reclamaremos procedimientos más rigurosos”, ha alertado.

Según los datos sobre la localización de los teléfonos móviles publicados este miércoles, un 40% de la población de Lombardía, el motor económico de Italia, sigue desplazándose de forma habitual. El consejero de Sanidad de la región ha señalado que muchos lo hacen por motivos de trabajo, pero que otros movimientos son “superfluos”.

Los expertos advierten de que los efectos de las restricciones que están en vigor en todo el país desde hace una semana y en la zona norte, la más afectada, desde hace 10 días, se comenzarán a notar como mínimo después de dos semanas de aislamiento. Hasta que ese momento llegue, la curva de contagios continúa creciendo en Italia. El miércoles, el país registró 475 muertos nuevos, un 19% más que el día anterior. Hasta ahora, nunca habían fallecido tantas personas en un solo día desde que el contagio salió a la luz el pasado febrero, según Protección Civil, ni en Italia ni tampoco en China, donde se originó la pandemia. Hasta este jueves, el nuevo coronavirus ha acabado con la vida de más de 2.900 personas y ha dejado a más de 37.000 contagiadas en Italia, según el balance de las autoridades italianas. El país transalpino, de 60 millones de habitantes, cuenta ya 2.978 muertes y es el segundo del mundo con más víctimas, por detrás de China, donde viven casi 1.400 millones de personas y donde han muerto 3.242 pacientes que se habían contagiado. A nivel global, hay más de 8.000 muertos y más de 200.000 contagiados por Covid-19.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Más información

Lo más visto en...

Top 50