CORONAVIRUS

El coronavirus no da tregua a la Italia aislada

Los expertos atribuyen el repunte de casos a imprudencias previas

Una mujer pasea ayer por una desierta Piazza del Poppolo, en Roma.
Una mujer pasea ayer por una desierta Piazza del Poppolo, en Roma.ANDREAS SOLARO / EL PAÍS

Dos días después de la entrada en vigor de las severas restricciones del Gobierno italiano para frenar la pandemia del coronavirus, el número de infectados sigue aumentando de forma contundente. El país sufrió ayer un nuevo y significativo repunte de casos. En las últimas 24 horas, se han registrado 2.116 nuevos positivos en todo el país, y han fallecido 250 personas que se habían contagiado, por lo que el total asciende ya a 1.266 fallecidos desde el origen del brote en el país transalpino, según el último balance oficial dado a conocer este viernes por el máximo responsable de Protección Civil, Angelo Borrelli. En suma, hasta el momento se han registrado 17.660 casos, de ellos, cerca de 10.000 solo en Lombardía, donde 4.435 pacientes están hospitalizados y 650 están en cuidados intensivos, lo que ha colocado al sistema sanitario de la región al límite de sus fuerzas.

Algunos pacientes ingresados con otras patologías ya han tenido que ser trasladados en centros médicos de otras regiones por falta de camas en los hospitales lombardos para atender a los enfermos de Covid-19. Las autoridades de la región habían propuesto levantar un hospital de campaña en el recinto ferial de Milán, siguiendo el modelo de los hospitales temporales levantados en Wuhan, la ciudad china donde se originó la pandemia. Pero ayer, el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana, anunció que Protección Civil ha rechazado el proyecto por falta de medios, dada la cantidad de recursos que necesitan también los hospitales de todo el país.

En total, en Italia, hay algo más de 7.400 pacientes ingresados, otras 1.323 están en cuidados intensivos, mientras que unas 6.200 se encuentran en aislamiento en sus domicilios y 1.439 personas se han curado. El primer ministro ya advirtió el miércoles pasado cuando ordenó el cierre de bares, restaurantes y cualquier actividad económica no esencial que los resultados del confinamiento no se verían hasta dentro de al menos dos semanas. Como ha sucedido en las primeras zonas rojas, los 11 municipios de Lombardía y Véneto, focos originarios del brote, donde vivían 50.000 que estuvieron en aislamiento férreo dos semanas. Hasta esta semana no se ha empezado a registrar un descenso significativo de casos.

El presidente del Instituto Superior de la Sanidad, Silvio Brusaferro, advirtió, de que a nivel nacional los científicos esperan un nuevo pico de contagios para este fin de semana, fruto de las imprudencias que cometió la población la semana pasada. “Es verosímil que encontremos nuevos caos como resultado de los comportamientos que muchas personas estaban adoptando el fin de semana pasado. Hemos visto absurdas aglomeraciones en las playas o en las estaciones de esquí o en los bares, lugares donde probablemente el virus ha estado circulando”, señaló y explicó que el proceso de incubación dura entre 4 y 7 días, por lo que los contagios que se produjeron entonces aflorarán probablemente ahora. “Es una hipótesis, veremos lo que sucede, esperamos que los hechos nos desmientan”, añadió.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza ha insistido en que el distanciamiento social es la clave para frenar la propagación del virus. “Las próximas semanas serán decisivas y dependerán del comportamiento de cada ciudadano”, alertó.

El médico infectólogo Massimo Galli, jefe de la sección de enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán avisó de que “el número real de contagiados” por el coronavirus “es más alto del oficial”. Y señaló que “la lucha se gana en los territorios” y funciona como en los campos de batalla: “Los hospitales están en la retaguardia y si continúan llegando heridos, no resistirán”. Por lo que neutralizar cualquier posibilidad de contagio, en las ciudades, lo que el científico llama “campos de batalla” es fundamental para evitar que el sistema sanitario colapse y no pueda atender más casos. Galli explicó a los medios que los resultados de las restricciones podrán verse en dos semanas, “siendo optimistas”, a tenor de la evolución del fenómeno en la ciudad de Wuhan. “El virus es una bestia que nos ha invadido y nos hará compañía durante un periodo que no será corto. La movilización de todos es fundamental para poder acortar ese tiempo”, dijo el experto en una entrevista en Radio Capital.

Algunas ciudades como Milán o Roma se están preparando para apretar aún más las restricciones para impedir que aumenten los contagios y valoran cerrar, por ejemplo, parques y zonas verdes dentro de sus territorios. Actualmente, salir a hacer deporte o pasear por estas zonas está permitido siempre y cuando no se haga en grupo y se respeten las distancias de seguridad entre personas.

Roma abre parroquias para los pobres

El jueves, la Conferencia Episcopal Italiana ofreció a sus obispos la posibilidad de cerrar las iglesias si lo consideraban necesario. En Roma, el cardenal vicario Angelo De Donatis decidió clausurarlas durante tres semanas, pero un día después rectificó y mandó abrir las Iglesias parroquiales. Lo hizo poco después de que el papa Francisco en su homilía diaria retransmitida en directo señalara que “las medidas demasiado drásticas no siempre son buenas”. El limosnero del Vaticano, el cardenal Konrad Krajewski fue el primero en abrir su parroquia, que se encuentra en el centro de la capital. Señaló que lo hacía para “asegurar a los pobres una iglesia a la que acudir” y que cumpliría todas las normas de seguridad para evitar los contagios. Las iglesias no parroquiales y el resto de templos religiosos seguirán cerrados.

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50