Barcelona y Madrid registran aglomeraciones puntuales en el transporte público en la hora punta

Una avería en Cercanías en la capital de España desencadena retrasos y quejas de pasajeros

Varios viajeros en un tren en la estación de metro de Diagonal, en Barcelona, este lunes.
Varios viajeros en un tren en la estación de metro de Diagonal, en Barcelona, este lunes.Marta Pérez (EFE)

Una avería en la red de Cercanías de Madrid y un adelanto inesperado de la hora punta en el metro de Barcelona han desencadenado aglomeraciones en estos transportes públicos, a pesar de que las empresas responsables aseguran que han mantenido el 100% del servicio. Esas aglomeraciones han hecho que varias personas se quejaran en las redes sociales, principalmente Twitter, de que no era posible mantener la distancia de seguridad (de, al menos, un metro) para evitar en la medida de lo posible el contagio por el nuevo coronavirus. La recomendación tras decretarse el estado de alarma el sábado es que las empresas faciliten el teletrabajo a sus empleados.

Además de las quejas de los usuarios del Cercanías, Metro de Madrid ha denunciado que se estaban difundiendo imágenes de aglomeraciones en los andenes que “no se corresponden con la realidad”. De hecho, según ha detallado esta empresa de transporte público, la afluencia de pasajeros ha caído en hora punta un 75% respecto a un lunes normal.

Lo que sí ha ocurrido en el Cercanías de Madrid, como ha reconocido Adif, la sociedad pública de gestión ferroviaria, ha sido una avería. A primera hora se ha producido una incidencia en la infraestructura de la estación de Príncipe Pío, lo que ha afectado a las líneas C1, C7 y C10, donde los trenes han circulado por una sola vía y han acumulado retrasos de 10 a 12 minutos. Sin embargo, ni Cercanías, ni Metro ni EMT en la capital han reducido de momento sus frecuencias y mantienen “el servicio al 100%”.

María José Rallo, secretaria general de Transportes del Gobierno central, ha explicado que las incidencias en Cercanías en toda España han sido mínimas. Y la ocupación de este servicio en el país ha estado entre un 20% y un 30%. El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, afirmó el domingo que el servicio de Cercanías que Renfe presta en una decena más de capitales mantiene el 100% de la oferta para garantizar el transporte de los que tengan que acudir a sus puestos de trabajo o a determinados servicios básicos. No obstante, prometió que en los próximos días se estudiaría si es preciso “ajustarlo” para evitar “masificaciones”.

Metro de Barcelona

En el caso de Barcelona, las imágenes de ciertas aglomeraciones se han detectado en el metro. Una portavoz de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) ha reconocido que se ha producido una “afluencia inesperada” antes de las siete de la mañana, avanzando así la hora punta habitual en la ciudad. Los responsables de la infraestructura han detectado dicho incremento en “tramos concretos” de las líneas L1 y L5 de la ciudad. En diversas imágenes publicadas en redes sociales, algunas posteriores a las siete de la mañana, se puede ver a decenas de personas apelotonadas en los vagones, muchas de ellas con mascarilla. A partir de las nueve y media, cuando ya no era hora punta en la ciudad, los vagones han vuelto a circular semivacíos, con los viajeros guardando distancia de seguridad y con mascarilla.

Transportes Metropolitanos de Barcelona ha anunciado que incrementará “tanto como sea posible” la oferta en las dos líneas afectadas a partir de mañana a primera hora, para poder hacer frente a esa “demanda superior a la prevista” detectada este lunes. Además, estudia la posibilidad de “controlar los accesos a estaciones” si se producen “aglomeraciones en momentos puntuales”. Sin embargo, TMB sostiene que ha sido un problema puntual y que a partir de las 7 se ha “empezado a normalizar”, con una reducción de la demanda del 73% entre las 7 y las ocho y del 81% entre las 8 y las 9, que se ha mantenido hasta las 11.

Ana, una trabajadora de limpieza del metro, de la empresa Avant, ha explicado que les ha sorprendido mucho la avalancha de primera hora en la estación de Sagrada Familia. La mujer tiene la directriz de limpiar tres veces al día, con lejía, los vagones. En Cercanías, en cambio, han notado “mucha menos gente”, según ha explicado un empleado de seguridad de la estación de plaza de Catalunya. A las 10.15, el vestíbulo de la infraestructura básica de transportes en Barcelona estaba completamente vacío y las tiendas, cerradas. Un portavoz de TMB ha insistido en que se están llevando a cabo las medidas ordenadas por el Govern, que son las de informar a los ciudadanos para que no cojan el transporte público si no es imprescindible. El servicio funciona al 100% de su capacidad. En los autobuses, se ha suspendido la venta directa en los vehículos por parte de los conductores, que son el 2% de los billetes, y se ha ordenado que el pasaje entre por la puerta trasera. En los buses de barrio, que solo tienen una puerta, han cubierto con plásticos la parte del asiento del conductor. Tampoco hay atención directa a los ciudadanos en el resto de transportes, pero se hace telemáticamente y por teléfono.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS