CORONAVIRUS

Las marchas del 8-M se celebraron en contra del criterio de la agencia europea

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades llama a “evitar actos multitudinarios innecesarios” en países en los que se registren contagios locales

La ministra de igualdad, Irene Montero (centro) durante la manifestación del 8-M.  Santi Burgos
La ministra de igualdad, Irene Montero (centro) durante la manifestación del 8-M. Santi BurgosSanti Burgos

Madrid acogió el domingo la marcha feminista del 8-M, con 120.000 participantes, y el mitin de Vox, con 9.000 asistentes en un recinto cerrado como Vistalegre, a pesar de que la ciudad cumplía desde al menos tres días antes las condiciones en las que la agencia de salud pública europea cuestiona la conveniencia de celebrar estos actos e incluso desaconseja a la población acudir a ellos.

Según un informe de riesgo fechado el 3 de marzo, esas condiciones son que haya un aumento de casos importados de Covid-19 y la constatación de que existe “una transmisión local limitada del virus”. Esto supone entrar en el escenario 1 de los cinco —en una escala del 0 al 4— que maneja la agencia, cuyo nombre es Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC).

En estas circunstancias, los Gobiernos deben promover entre la población “medidas de distanciamiento social”, entre las que destaca en relación a este caso una sobre las demás: “Evitar actos multitudinarios innecesarios”. Además, sostiene el ECDC, las autoridades tienen que “valorar si es conveniente cancelar estos actos en casos excepcionales”.

El Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid descartaron hacerlo y tampoco aconsejaron a la población adoptar las medidas de distanciamiento social recomendadas, lo que en la práctica hubiera supuesto llamar a no acudir a ambos eventos multitudinarios.

Fernando Simón, coordinador del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, sostiene que “hasta el domingo por la tarde” los datos entregados por la Comunidad no “empezaron a reflejar un aumento preocupante de los casos en Madrid”. Sanidad defiende que las valoraciones del ECDC no son aplicables “a ningún país específicamente” y que “los Estados tienen que valorarlas según su situación y adaptarlas”. “La gran preocupación entonces era la llegada masiva de casos importados de zonas de riesgo, pero esto no estaba previsto en esos eventos”, concluye Simón. La Comunidad de Madrid, por su parte, no respondió ayer a las peticiones de información hechas por EL PAÍS.

Tres figuras relevantes que estuvieron en ambos eventos han anunciado esta semana que han contraído el virus. Ayer lo hicieron la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el pasado martes, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, a quien una grabación tomada en Vistalegre muestra tosiendo intensamente a poca distancia del líder del partido, Santiago Abascal, quien también ha dado positivo en las pruebas de la enfermedad, según se hizo público en la noche de este jueves.

“Ortega Smith tenía síntomas en el mitin y, por tanto, era un potencial foco de contagio”, explica un directivo de una sociedad científica que pide el anonimato ante “la controversia que la celebración de estos actos puede provocar”. “En el caso de las ministras, entra dentro de lo posible que se contagiaran en la marcha”, añade este especialista.

Los expertos consultados destacan que “es imposible saber todavía si los actos fueron focos de transmisión del virus”. “Se celebraron hace muy poco y el periodo de incubación va de dos a 14 días. El tiempo y las investigaciones epidemiológicas en marcha quizá nos lo digan en el futuro, aunque tampoco es seguro, ya que eso solo lo sabremos si la cantidad de contagios fue elevada o existen vínculos muy claros entre los contagios estudiados”, vaticinan estas fuentes.

El primero de los cinco escenarios que prevé el ECDC, el cero, define la situación de los países “sin casos reportados”. El escenario 1 se caracteriza por la existencia de “casos importados y una limitada transmisión en el país” del virus en forma de “agrupaciones limitadas de casos con vínculos conocidos”. El escenario 2 se da cuando la transmisión se hace comunitaria —se pierde el rastro del origen de los contagios— en algunas localizaciones. El 3 detalla cuando la epidemia ya se extiende por el país y los distintos focos empiezan a mezclarse y, por último, el escenario 4 define una situación epidémica generalizada con “el sistema sanitario sobrecargado”.

La Comunidad de Madrid empezó a entrar en el escenario 1 la última semana de febrero, cuando se identificó el virus en al menos dos pacientes ingresados en el hospital de Torrejón que no habían viajado fuera de España. El 5 de febrero, tres días antes de la celebración de los actos, se hizo evidente que los contagios locales llevaban al menos dos semanas produciéndose en la capital con la muerte de una anciana de 99 años en el hospital Gregorio Marañón, que destapó un brote con al menos dos fallecimientos y una quincena de afectados en una residencia de mayores.

Pese a que en los dos siguientes días fueron acumulándose señales de alerta —aumento de diagnósticos, fallecimiento de un hombre en el hospital de Vallecas...—, los preparativos para los eventos siguieron con normalidad y sin ninguna información específica dirigida a la población por parte del Ministerio de Sanidad o la Comunidad de Madrid.

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad


Lo más visto en...Top 50