Conferencia Episcopal

El cardenal Omella: “Nos guía la manera de ser del papa Francisco, su alegría también”

La asamblea episcopal culmina la apertura con la elección de Osoro como vicepresidente

El cardenal Juan José Omella durante la rueda de prensa tras ser elegido este martes nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española. En vídeo, las declaraciones de Omella.Víctor Lerena (Efe) | EPV

Ha ganado el papa Francisco. La elección de los cardenales Juan José Omella y Carlos Osoro, arzobispos de Barcelona y Madrid, respectivamente, para dirigir la Conferencia Episcopal Española (CEE), es el triunfo de la moderación y del diálogo, además del de la alegría y el gozo. “Nos guía el papa Francisco con su manera de ser, su alegría también”, ha dicho el nuevo presidente del episcopado. Junto a Osoro, nuevo vicepresidente, personifica el fin de la Iglesia del no, muchas veces airada y combativa como si la sociedad en libertad fuera una enemiga a batir. El líder del episcopado llega con ánimo conciliador. Lo ha dicho este martes en su primera comparecencia ante los medios. “Estamos para colaborar con todas las instituciones, también las del Estado, porque estamos al servicio del bien común. Todos nos necesitamos. Al Gobierno actual, en una sociedad tan compleja como la de hoy, le deseo que tenga éxito. Rezaré y colaboraré en la medida que pueda”.

Presentado ante los periodistas por el presidente saliente, Ricardo Blázquez, Omella ha puesto a su antecesor como modelo. “Don Ricardo es prudente y colaborador con todos, pero no me pidan ahora un programa. Vamos poco a poco. Acabo de llegar”. Se le ha preguntado por los privilegios de la Iglesia y su resistencia a pagar, entre otros, el impuesto de bienes inmuebles (IBI). “No queremos privilegios, pero sí que se nos trate como a todas las instituciones. Es lo deseable y lo razonable”, ha sentenciado.

¿Con la elección del cardenal Osoro como vicepresidente ha ganado el sector moderado? Omella ha respondido con una sonrisa: “Eso del sector, sector. Ustedes lo dicen, pero creo que no. Hay distintas sensibilidades, pero tanto como hablar del sector. Imagino que don Carlos Osoro cuenta con esa sensación. Tratamos con todos. Cada uno es como es, pero nos entenderemos. A pesar de los matices, somos hermanos. Queremos caminar juntos para dar una respuesta a la sociedad, y ser evangelizadores en el mundo de hoy pero teniendo en cuenta que cambian las circunstancias y los lenguajes. Vamos a ir viendo entre todos qué prioridades hay". Y ha continuado: “En los nuevos estatutos hay la idea de potencial la sinodalidad, el caminar juntos avanzando en una misma dirección, como nos marca el papa Francisco con su manera de ser. La alegría también. Tenemos que recuperar la alegría, el gozo de ser iglesia y dentro de la Iglesia”.

También le han preguntado sobre el desarrollo de la llamada ley de la memoria histórica, que muchos obispos detestan. “No quisiera que nada de lo que se haga sea para reabrir heridas. La convivencia siempre es posible. Saber perdonarnos todos. Todos tenemos que pedir perdón para caminar juntos sin heridas”, ha señalado.

Sobre el independentismo catalán, que tanto le ha preocupado y ocupado como arzobispo de Barcelona, no siempre pacíficamente, ha dicho que su papel es “coordinar todas las acciones de la Iglesia": “En todos los temas más delicados, hay que buscar siempre los caminos que crean puentes y diálogo. Cuando queremos enfrentarnos, se producen heridas y dolor. No lo quiero, eso no lo quiero”.

El cardenal Osoro, vicepresidente

Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid, será el hombre de Omella en la vicepresidencia. El sector conservador sufre una nueva derrota en la asamblea episcopal, donde acaba de concluir otra de las votaciones secretas decisivas. Se trata la elección del vicepresidente, que ostentará el otro prelado señalado por el papa Francisco para guiar al catolicismo español hacia las reformas que se proponen desde el Vaticano.

Osoro sustituye al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. Los dos cumplirán 75 años esta primavera. Ricardo Blázquez advirtió en su discurso de despedida que se ha acabado el presidencialismo en la CEE. De hecho, los nuevos estatutos de la Conferencia, ratificados por el Vaticano el año pasado, crean la comisión de cardenales y amplían los miembros de Comisión Ejecutiva, que pasan de siete a nueve: presidente, vicepresidente, secretario general, arzobispo de Madrid como miembro nato y cinco o seis elegidos por la asamblea plenaria dependiendo de si el arzobispo de Madrid fuera presidente o vicepresidente. Omella estará asistido además por una amplia comisión permanente, en la que se sentaran todos los arzobispos en activo, incluido el vicario general castrense.

Osoro Sierra (Castañeda, Cantabria; 16 de mayo de 1945) fue vocación tardía. Antes de hacerse cura en la Universidad Pontifica de Salamanca tuvo novia y fue instructor elemental de Educación Física. Ejerció también la docencia como maestro en el Colegio La Salle de Santander. Su primer destino pastoral fue la parroquia de la Asunción de Torrelavega). En 1975 fue nombrado secretario general de pastoral de la Diócesis de Santander, delegado de apostolado seglar y vicario general de pastoral. También fue rector del Seminario, cargo que compaginó con el de vicario general de la misma diócesis.

Juan Pablo II lo nombró obispo de Orense en 1997 y después arzobispo de Oviedo en 2002. En 2009, Benedicto XVI lo designó arzobispo metropolitano de Valencia. Desde agosto de 2014 es arzobispo de Madrid, por encargo del papa Francisco, que lo hizo cardenal el 9 de octubre de 20016.

Más información

Lo más visto en...

Top 50