Coronavirus

La cifra de afectados se dobla en Alemania en un fin de semana

La mayoría de enfermos se concentran en el Estado de Renania del Norte-Westfalia

Reunión del comité interministerial sobre el coronavirus celebrada el pasado viernes.
Reunión del comité interministerial sobre el coronavirus celebrada el pasado viernes.Sean Gallup / Getty Images

El número de afectados por el coronavirus se ha disparado este fin de semana en Alemania. El instituto Robert Koch informó este domingo de que el virus ha contagiado ya a 129 personas, la mayoría en el oeste y el sur del país. Esa cifra supone casi el doble respecto al número de casos conocido el sábado.

Un comité de crisis interministerial anunció el viernes la suspensión de grandes eventos como la Feria Internacional de Turismo de Berlín, la mayor del sector, pero ha descartado por ahora restringir entradas y salidas del país y aislar ciudades o regiones. Sí ha establecido un mecanismo para poder hacer el seguimiento a los viajeros procedentes de países de riesgo. La idea es que si en un avión viaja una persona que haya contraído el virus, se pueda localizar rápidamente al resto de pasajeros.

El comité de crisis, que hasta ahora ha optado por la prudencia en las medidas de contención del virus, tiene previsto volverse a reunir este lunes. En cualquier caso, el Ejecutivo central no puede proponer por ejemplo una prohibición general de los grandes eventos, porque es cada Administración regional la que tiene la competencia para decidir.

A finales de enero, Alemania registró los primeros casos de coronavirus en Europa. Fue en Baviera, donde una empleada de una empresa de componentes de automóvil procedente de China contagió a los alumnos de un seminario. Los 14 contagiados bávaros ya han sido dados de alta, pero desde entonces el virus se ha extendido por los principales Estados federados del oeste del país.

Además de Baviera, Hamburgo, Renania del Norte-Westfalia, Baden-Wurtemberg, Hesse o Schleswig-Holstein son algunas de las zonas afectadas. Renania del Norte-Westfalia, el Estado alemán más poblado, concentra el mayor número de contagiados, con 66 casos en el distrito de Heinsberg. Allí, se ha dado por concluida este fin de semana la cuarentena de cientos de personas que habían acudido a una fiesta de carnaval junto a otros infectados. En Austria, se han detectado además dos casos de turistas alemanes que habían estado en contacto con una infectada en su país.

El incremento de casos coincide con una mayor preocupación de los ciudadanos. En las redes sociales, abundan las fotografías de estanterías vacías de los supermercados. Se han agotado sobre todo los desinfectantes, así como las mascarillas. La cadena de supermercados Lidl ya registró el viernes “un incremento significativo de las ventas” en algunas regiones. Comida enlatada o pasta fueron algunos de los productos más demandados, según la agencia alemana de noticias, DPA. Otra cadena de supermercados, Aldi Süd, también registró una subida en las ventas. Los economistas advierten del peligro de que los consumidores originen un círculo vicioso por el miedo.

Mientras, se suceden episodios que alimentan la preocupación entre la población. Un tren, por ejemplo, se paró durante dos horas con los pasajeros dentro, ante la sospecha de que uno de ellos estaba infectado. Mientras, un avión oficial, en el que viajaba el ministro de Desarrollo, procedente de India, sufrió también una alerta ante un posible contagio de un tripulante. En Baviera, la detección de un caso en una gran empresa de maquinaria ha obligado a 1.600 empleados a permanecer en casa.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, informó de que cuatro de cada cinco infecciones son leves o incluso asintomáticas, pero advirtió también de que el incremento de casos supondrá también un mayor número de situaciones graves o incluso mortales. Mientras, Horst Seehofer, ministro de Interior, indicó al diario sensacionalista Bild que esperan disponer de una vacuna para finales de año. Seehofer no descartó aislar ciudades o regiones, pero lo consideró una opción última. Como medida preventiva, el ministro no estrecha la mano a sus interlocutores.

Ante las pérdidas que ya ha causado el coronavirus en una economía altamente dependiente del exterior, el Ejecutivo alemán ha anunciado que pondrá en marcha planes de ayudas a empresas. En principio, y a expensas de cómo evolucione la situación, no contempla sin embargo lanzar un gran plan de estímulos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50