Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absueltos tres exdirectivos de Tepco procesados por el desastre nuclear de Fukushima

La acusación pedía cinco años de prisión por negligencia al no haber adoptado medidas de seguridad

Protesta ante el tribunal de Tokio tras la absolución de los directivos de Tepco.
Protesta ante el tribunal de Tokio tras la absolución de los directivos de Tepco. AFP

Tres directivos de TEPCO, la empresa operadora de la central nuclear japonesa de Fukushima, han sido absueltos este jueves de toda responsabilidad por los daños provocados a causa de la catástrofe nuclear de 2011. El antiguo presidente, Tsunehisa Katsumata, de 79 años, y dos vicepresidentes, Ichiro Takekuro (73) y Sakae Muto (69), las primeras personas encausadas por lo sucedido, habían sido acusados de negligencia profesional resultante en la muerte de 44 pacientes de un hospital cercano que tuvo que ser evacuado. Los tres se habían declarado inocentes, y el tribunal del distrito de Tokio les ha dado la razón.

De izquierda a derecha, Sake Muto, Tsunehisa Katsumata y Ichiro Takekuro.
De izquierda a derecha, Sake Muto, Tsunehisa Katsumata y Ichiro Takekuro. EFE

Se cierra así un proceso judicial que empezó en 2016. La fiscalía había renunciado hasta en dos ocasiones a inculparlos, aduciendo falta de pruebas, pero una acusación popular anuló la decisión de no ir a juicio. Abogados nombrados por la corte, actuando como fiscales, pedían para los acusados cinco años de cárcel, en base a que esas muertes hubieran podido evitarse de haber cumplido con su responsabilidad de poner en práctica el protocolo de seguridad de acuerdo a la información oficial.

Para ello recurrieron a un informe de riesgo sísmico preparado por el Gobierno en 2002 y en manos de TEPCO desde 2008, según el cual a un terremoto de magnitud 8,3 en la escala de Ritcher podrían seguirle olas de hasta 15,7 metros que golpearían la central nuclear. El 11 de marzo de 2011, día del desastre, olas de más de 14 metros se levantaron tras el terremoto de magnitud 9.

La defensa, por su parte, argumentó que los tres directivos no podrían haber previsto la llegada del oleaje, ya que la información a su alcance entonces era poco fiable. La instalación de diques costeros de acuerdo al protocolo, además, no hubiera evitado el desastre.

El fallo del tribunal no llega por sorpresa. “Si fuera jugador, desde luego que no apostaría por una condena”, afirmaba este miércoles Colin Jones, profesor en la escuela de derecho Doshisha de Kioto, en declaraciones a Reuters. “La fiscalía solo sigue adelante con los casos que sabe que puede ganar”. Un estudio reciente elaborado por el despacho Eiko Sogo cifra en el 17% el porcentaje de victorias de las acusaciones populares en Japón, frente al 98% de la fiscalía. Aún así, el veredicto fue recibido con irritación por parte de las docenas de personas que se agolpaban a las puertas del tribunal.

Lo sucedido en Fukushima en 2011 constituye el mayor desastre nuclear desde Chernóbil en 1986. El terremoto provocó un tsunami cuyas olas golpearon la central nuclear Daiichi, y según datos oficiales, causaron unos 18.000 muertos y desaparecidos. A causa de la inundación el sistema de refrigeración dejó de funcionar, lo que desembocó en la fusión de tres de sus seis reactores nucleares. Un cuarto sufrió daños a causa de las explosiones de hidrógeno. Más de 160.000 personas tuvieron que ser evacuadas. El Gobierno de Japón calculó en 2016 que el coste de desmantelar la central, descontaminar las áreas colindantes y el pago de compensaciones superaría los 180.000 millones de euros.

Pero los problemas todavía no han terminado. Dentro de tres años TEPCO se quedará sin espacio para almacenar el agua contaminada de la planta. En una declaración a medios que tuvo lugar la semana pasada, el ministro de Medio Ambiente japonés, Yoshiaki Harada, afirmó que su Gobierno no tendrá más remedio que tirar el agua contaminada al mar “y diluirla”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información