Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia española rechaza la petición de medidas cuatelares de Juana Rivas

Un juzgado de Granada se declara incompetente para conocer la denuncia por maltrato, lesiones y amenazas contra su marido que interpuso en el mes de julio

Juana Rivas llega a los juzgados de Granada el pasado 2 de octubre.
Juana Rivas llega a los juzgados de Granada el pasado 2 de octubre.

El Juzgado de Instrucción 3 de Granada ha rechazado la solicitud de Juana Rivas de adoptar medidas cautelares para proteger a sus hijos de su padre, Francesco Arcuri. La decisión de la juez supone otro revés judicial para Rivas, que el pasado 22 de julio volvió a acudir a la justica española para denunciar de nuevo a su exmarido por “maltrato, lesiones y amenazas de muerte” hacia los niños de 13 y cinco años. La magistrada, Manuela de la Torre, se ha declarado incompetente “para conocer en el orden penal de los hechos” y ha determinado la “improcedencia” para autorizar las medidas cautelares reclamadas por Rivas. Su defensa ha anunciado que recurrirá la decisión ante la Audiencia Provincial de Granada.

Con su denuncia, la granadina pretendía evitar que los menores, que se encuentran con ella desde el 6 de junio, tuvieran que regresar con su padre el 14 de agosto. Rivas volvió a presentar otra demanda similar, el pasado martes y el jueves solicitó, a través de un escrito remitido a la Delegación del Gobierno en Andalucía, protección jurídica internacional para sus dos hijos menores. Arcuri, por su parte, contraatacó esta misma semana anunciando también la adopción de medidas para garantizar la vuelta de los menores a Italia.

Rivas fue condenada en julio del año pasado a cinco años de cárcel por sustracción de menores y a seis años de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, un fallo que ha sido recurrido en casación ante el Tribunal Supremo, que ha admitido a trámite la reclamación de la madre. La justicia italiana también falló en marzo de este año en contra de Rivas otorgando la custodia exclusiva de sus dos hijos a Arcuri.

Para la defensa de Rivas, ejercida por el letrado Carlos Aránguez, este último auto, datado el 2 de agosto, "deniega la adopción de medidas sin escuchar a los menores y sin practicar ni una sola diligencia de investigación". El abogado ha relatado que su cliente llevó a los niños al pediatra cuatro días después de su llegada a España, el 9 de junio. Este advirtió ciertos síntomas en ambos, como insomnio y ansiedad, y por ello los remitió para su valoración a la Unidad de Salud Mental que, tras una meticulosa exploración de los menores, emitió un informe Simia (Sistema de Información sobre Maltrato Infantil en Andalucía) que fue remitido a Fiscalía. "Pero dicho informe no ha llegado todavía al juzgado, ni ha sido solicitado por la jueza pese a que esta parte se lo pidió expresamente", sostiene la defensa de Rivas.

La juez cuestiona en su escrito la demora de Rivas en presentar la denuncia cuando los hechos que se plasman en ella sucedieron el 29 de mayo y el 6 de junio de este año, ambos en Italia. "No se entiende como se ha tardado exactamente 46 días en denunciar, sino que se hubiera presentado la denuncia el mismo siguiente día inmediatamente después de observar tales indicios, esperando encontrarse en España para presentar la denuncia", establece la titular del juzgado de instrucción, quien aclara que aclara que su resolución no impide que se remita a la "autoridad judicial legalmente competente en Italia la denuncia interpuesta de conformidad con el Estatuto de la Víctima del Delito.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >