Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión provisional para los cuatro acusados de una violación en grupo en Manresa

El fiscal destaca la "intimidación y violencia" que presuntamente usaron contra la joven para "vencer cualquier resistencia"

Concentración convocada por la violación sufrida por la menor, en Manresa. En vídeo, prisión sin fianza para los cuatro acusados.

El Juzgado de Instrucción número 7 de Manresa (Barcelona) ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza, para los cuatro detenidos por una supuesta violación en grupo cometida la madrugada del sábado al domingo a una menor de 17 años, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Los cuatro, jóvenes de 18 a 25 años, han pasado este martes por la mañana a disposición de la juez. Tres de los detenidos se han acogido a su derecho a no declarar, y el cuarto ha declarado y ha respondido a todas las partes. Todos ellos, de origen magrebí, han necesitado intérprete. 

El auto de prisión sostiene que existe riesgo de fuga y reiteración delictiva ante la violación grupal de la menor, que el ministerio fiscal califica de cuatro agresiones sexuales con acceso carnal, castigados con hasta 15 años de prisión, y considera que cada presunto violador coopera con el resto. Tiene en cuenta la "intimidación y violencia" que presuntamente usaron contra la menor para "vencer cualquier resistencia" colocando "todo el peso de su cuerpo, de mayor complexión" sobre la joven para agredirla, según el auto de prisión preventiva. 

La violación grupal se cometió entre las diez de la noche y las cuatro de la mañana del sábado 13 de julio. La joven acudió aquella noche a la casa ocupada donde vivía al menos uno de los jóvenes, que había conocido en la calle. Allí bebió, dio "un par de caladas" a un porro y estuvo bailando música árabe con algunos de los jóvenes, según el relato de lo sucedido recogido en el auto. Uno de ellos le dijo a la menor que no la veía bien, que debía dormir, la llevó a una habitación, la tumbó en un colchón en el suelo, la desnudó, le hizo tocamientos y la violó. "La menor manifestó desde el primer momento verbalmente y con gestos que no quería tener relaciones sexuales con él", sostiene el escrito judicial.

El resto repitió lo mismo y la joven solo dudo si el cuarto agresor también la penetró, pero no dudó de que le hizo tocamientos y un chupetón. "En las cuatro ocasiones, la menor manifestó verbalmente y de forma clara que no quería mantener relaciones sexuales con ellos. Les dijo que parasen y los intento apartar sin conseguirlo", añade la resolución judicial. Tras las cuatro agresiones, la joven quiso irse rápido y se dejó olvidada la ropa interior y unos cosméticos que los Mossos encontraron luego. 

La juez valora que la menor ha sido "persistente en la incriminación" de los acusados, y tiene en cuenta que aunque ha incurrido en alguna contradicción -la agresión se cometió en una habitación sin luz, en la que los acusados usaron el móvil para iluminarse- su relato de lo ocurrido es suficiente sólido y coherente. Asegura que "ratifica" la versión que explicó a los Mossos y que fue consciente de todo lo sucedido, sin llegar a dormirse en la habitación, aunque estaba "aplatanada" por el consumo de alcohol. La escasa iluminación fue suficiente para "observar las características físicas de cada agresor".

La policía traslada a uno de los detenidos por la violación grupal de Manresa.
La policía traslada a uno de los detenidos por la violación grupal de Manresa.

Además, un testigo que había en el domicilio en el momento de los hechos "corrobora periféricamente los hechos denunciados" al explicar que dos de los detenidos "discutían por haber mantenido los dos relaciones sexuales con la misma joven". Y la menor era la única mujer que había aquella noche en la fiesta en la casa ocupada, según relata un testigo. También tiene en cuenta la juez las llamadas que hizo la menor al 112 después de la violación grupal pidiendo ayuda: "Implican una actitud coherente con los hechos denunciados y supuestamente sufridos".

La menor reconoció a los presuntos autores "espontáneamente" en la calle, después de las agresiones sexuales, delante de los Mossos, por lo que la juez considera que deberá hacerse una "rueda de reconocimiento con todas las garantías". A pesar de eso, añade que las características físicas que ella manifiesta se corresponden con las de los detenidos. La joven ha declarado también hoy ante la juez, asistida por una psicóloga del Servicio de Emergencias.  

Miles de personas se han manifestado a las ocho de la tarde de este martes en Manresa para condenar la supuesta violación grupal de la menor y mostrarle su apoyo. Los participantes han denunciado que no se trata de un "caso aislado", sino que es el "patriarcado" y han pedido también más seguridad. En 2016 se cometió otra violación en grupo en Manresa que estos días se juzga en la Audiencia Provincial de Barcelona. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información