Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada cuatro niños españoles ha sufrido maltrato, según Save the Children

La ONG lamenta la escasez de datos y asegura que las denuncias son solo la punta del iceberg

La perra 'Venus' con un menor que ha sufrido malos tratos frente a unos juzgados en Galicia.
La perra 'Venus' con un menor que ha sufrido malos tratos frente a unos juzgados en Galicia.

Todo comenzó cuando María tenía cuatro años y no acabó hasta que sus padres se separaron. "Cualquier cosa podía desatar la ira de mi padre. Nunca sabías cuál iba a ser el detonante", explica María. Ella y sus hermanos fueron víctimas de maltrato físico y psicológico por parte de su padre durante toda su niñez. Este es uno de los casos recogidos en un informe presentado este jueves por Save The Children, que estima que uno de cada cuatro niños en España sufre o ha sufrido violencia por parte de sus tutores legales. El estudio, lanzado con motivo del Día Mundial contra el Maltrato Infantil, pone de manifiesto que las denuncias son solo la punta del iceberg de las agresiones que los menores sufren en el ámbito del hogar. Según sus cálculos, solo el 10% de las víctimas piden ayuda, bien a las autoridades o a asociaciones especializadas. 

La organización lamenta la escasez de datos oficiales. Por ello, ha tratado de estimar las dimensiones reales del maltrato que sufren los menores. Se han basado en cifras facilitadas por la Fiscalía, diferentes ministerios y en diversos informes europeos. Según los últimos registros del Ministerio del Interior, en 2017 se presentaron 4.875 denuncias de violencia contra menores en el ámbito familiar. Se dictaron 1.313 sentencias condenatorias, según la Fiscalía. Las cifras son similares a las del año anterior, cuando se interpusieron 4.647 denuncias.

En 2016, último año para el que hay cifras, se notificaron 14.569 casos de sospecha de maltrato en el Registro Unificado de Maltrato Infantil, una base de datos en la que se recogen notificaciones de indicios de violencia en el ámbito familiar por parte de profesionales que tienen contacto con menores, como servicios sociales, policía, educadores y sanitarios. Pero las dimensiones del problema son mucho mayores, según Save the Children. La ONG estima que el 25% de los menores han sufrido abusos físicos o psicológicos en cualquiera de sus manifestaciones, que incluyen desde violencia emocional hasta un castigo corporal como un bofetón o agresiones físicas más graves. Según estos cálculos, unos dos millones de niños y adolescentes han sido víctimas de maltrato en España. 

El estudio también se hace eco de los datos facilitadas por la fundación Anar, una organización que vela por la defensa de los niños y adolescentes y que gestiona un teléfono de ayuda a los menores. La asociación atendió en 2016 unas 470.000 llamadas de auxilio. De ellas, alrededor del 23% fueron por maltrato físico y el 17%, por abuso psicológico. El 70,4% de los casos atendidos entre 2008 y 2016 se debieron a violencia en el hogar. 

La organización alerta de que los niños y niñas maltratados pueden sufrir alteraciones neurobiológicas, que afectan al desarrollo de sus conexiones cerebrales. Además, haber sido víctimas de violencia por parte de los padres influye en su bienestar emocional y psicológico

“Nuestra sociedad ha avanzado en la consideración de otro tipo de violencias, pero no en la ejercida contra los niños y las niñas en su ámbito más íntimo, en sus propias casas, y a manos de las personas que se supone que más se preocupan por su bienestar”, alerta Ana Sastre, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, en un comunicado. “La tolerancia con formas leves de maltrato hacia los niños y las niñas hace que sea difícil poner el foco en esta forma de violencia y luchar de manera efectiva contra la misma”, añade.

El 65,2% de la población española considera que el maltrato infantil es un problema social muy grave, según un estudio de la consultora 40dB realizado para Save The Children. El 64,1% de los ciudadanos cree que aprobar una ley para erradicar la violencia contra los menores debería ser una prioridad del Gobierno que salga de las urnas el próximos 28 de abril. El pasado diciembre, el Consejo de Ministros dio luz verde en primera lectura el anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. El adelanto electoral impidió, sin embargo, que se continuaran los trámites y que se aprobara definitivamente. Por este motivo, la organización urge a los partidos a impulsar la normativa después de las elecciones del 28 de abril. 

La organización considera imprescindible que la ley contemple la creación de una Fiscalía y juzgados especializados y que se aumente la financiación para atender a las víctimas. “Además, creemos que debe tener un claro enfoque didáctico y sensibilizador, que contribuya a la toma de conciencia de la problemática y sirva para prevenir el maltrato”, concluye Sastre. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información