Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felicity Huffman se declara culpable en el caso del fraude universitario

La actriz, junto a otros padres y un entrenador, acepta su responsabilidad y pide perdón a su hija y a la comunidad educativa por los sobornos

La actriz Felicity Huffman, al salir de la corte. En vídeo, así se destapó el caso el pasado mes de marzo.

La actriz Felicity Huffman, junto a otra docena de padres, y un entrenador relacionado con el fraude masivo de los sobornos para acceder a universidades de élite, se han declarado este lunes culpables de los cargos que se les imputan, entre ellos el de fraude postal. La conspiración mafiosa destapada el pasado mes de marzo implica a más de cincuenta personas entre padres, empresarios y varios entrenadores universitarios que desde 2011 recibieron hasta 25 millones de dólares para que los hijos de ricos privilegiados (actores de Hollywood y otras celebridades) ingresaran en prestigiosas universidades de Estados Unidos como Georgetown, Yale, Stanford o UCLA, entre otras.

Huffman dijo aceptar toda la culpa de lo sucedido -su esposo, el también actor William H. Macy, no ha sido imputado- y sentir un profundo arrepentimiento. “Acepto las consecuencias de mis actos”, ha declarado la estrella de la serie Mujeres Desesperadas en un tribunal de Boston (Massachusetts). “Me avergüenzo del daño causado a mi hija, a mi familia, mis amigos, mis colegas y a la comunidad educativa”, declaró Huffman, quien añadió que, en especial, quería disculparse con todos aquellos estudiantes que trabajan duro para entrar en la universidad, y con los padres de estos, que hacen tremendos sacrificios para sacar adelante a sus hijos de “manera honesta”. La actriz nominada al Oscar por Transamérica habría abonado 15.000 dólares por el examen modificado de su hija mayor para acceder a la universidad.

Los cargos que enfrenta Huffman acarrean una multa de 250.000 dólares y una pena de hasta 20 años de prisión, pero no está claro a cuánto tiempo, si es que es alguno, se condenará a la actriz. Las sentencias en el caso del fraude de admisiones dependen de cuánto dinero haya pagado cada familia a las personas sobornadas para que sus hijos accedieran a los centros de élite. El pago de la familia Huffman es uno de los más bajos, según documentos judiciales citados por medios norteamericanos.

La actriz Lori Loughlin y su esposo, el diseñador de moda Mossimo Giannulli, ambos también acusados por la fiscalía, habrían acordado pagar medio millón de dólares para que sus hijas fueran incluidas en el equipo de remo de la Universidad del Sur de California aunque ninguna de ellas era remadora. Ambas fueron aceptadas en esa universidad. Sin embargo, el matrimonio todavía no se ha pronunciado sobre si se declarará culpable o peleará los cargos.

Huffman quiso insistir en que su hija desconocía todo lo sucedido respecto a su ingreso a la universidad. “Esta transgresión hacia ella y hacia el público la acarrearé el resto de mi vida. Mi deseo de ayudar a mi hija no es una excusa para saltarme la ley o ser deshonesta”.

Hasta ahora, de las 50 personas acusadas en el caso, cuatro se habían declarado culpables, según los fiscales. Rick Singer, el cerebro del fraude mafioso; Rudy Meredith, el entrenador de fútbol femenino de la Universidad de Yale; y Mark Riddell, todos testigos cooperantes de la Fiscalía, han acordado declararse culpables y testificar a cambio de sentencias menores. John Vandemoer, exentrenador de navegación de la Universidad de Stanford, también se ha declarado culpable de conspiración para cometer extorsión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información