Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía de Valencia retira los mensajes del bus antifeminista

Los agentes se llevan el vehículo para quitar las láminas de 'StopFeminazis' por infringir la normativa que impide tapar las ventanas de emergencia

Agentes de la Policía Local ante al autobús de HazteOír que pretendía circular por Valencia.

La Policía Local de Valencia ha llevado al autobús de la organización ultraderechista Hazte Oír que pretendía circular por la ciudad con los lemas StopFeminazis. No es Violencia de Género, es Violencia Doméstica, pegados por todo el vehículo, a la central de este cuerpo para retirar los vinilos al incumplir varias normativas, entre ellas la que impide tapar las ventanas de emergencia del vehículo.

Según el Ayuntamiento, el autobús "ha sido detenido" en la zona de Palacio de Congresos, en la entrada noroeste de la ciudad, y se le ha requerido la documentación, momento en el que varias personas han comenzado a increparle y arrojarle naranjas para que abandone Valencia. "De acuerdo con la normativa vigente, se le ha conducido a la central de policía para retirar los vinilos" porque la instalación de laminados publicitarios en el autobús incumple la legislación en materia de seguridad vial.

"Esto es una infracción al artículo 12.9.5 A del Reglamento General de Vehículos: circular con el vehículo reseñado, sometido a normas especiales, incumpliendo las exigencias reglamentariamente establecidas en lo concerniente a sus condiciones técnicas", añade el Consistorio.

Las condiciones técnicas que incumple se refieren a la instalación de láminas adheridas a las superficies acristaladas que constan como salida de emergencia, "un defecto grave según el manual de procedimiento de inspección de las estaciones ITV". Según el Ayuntamiento, al ser una deficiencia grave, la ITV "sería desfavorable y, por tanto, solo puede circular para ir al taller a subsanar esa deficiencia, que constituye un riesgo especial para la seguridad vial y motivo de inmovilización" según el artículo 104.b de la Ley de Seguridad Vial, añade el Consistorio valenciano.

La organización ultracatólica tenía previsto presentar su campaña esta tarde en un hotel de la ciudad para "pedir a Pablo Casado, Santiago Abascal y Albert Rivera, líderes del Partido Popular, Vox y Ciudadanos respectivamente, que acaben con las leyes de género: la ley de violencia de género, la ley de igualdad de género y las leyes LGTBI".

La Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana ha anunciado que dará traslado a la Fiscalía de los eslóganes y mensajes del autobús por si fueran constitutivos de un delito de odio.

Un grupo de personas arranca los vinilos del autobús de HazteOír en Valèncis
Un grupo de personas arranca los vinilos del autobús de HazteOír en Valèncis Europa Press

La decisión del Ayuntamiento de Valencia se produce después de que el juzgado de instrucción número 4 de Barcelona,en funciones de guardia, rechazara este lunes inmovilizar el autobús de Hazte Oír que circuló por las calles de la capital catalana. El magistrado consideró que "por muy aborrecibles o incluso repugnantes que puedan resultar las expresiones vertidas" en el vehículo, "responden a la libertad de expresión".

La pasada semana el Ayuntamiento de Valencia y la comunidad judía de Madrid buscaron las fórmulas legales para frenar el mensaje. Un portavoz del Ayuntamiento de Valencia aseguró el pasado jueves que, en el momento en que se conozca qué día tiene previsto llegar el vehículo del grupo ultraconservador a la ciudad y se compruebe si mantiene el mismo mensaje, el asunto será llevado de inmediato a los servicios jurídicos municipales. Se trata de determinar, afirmó el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, si “supone un delito de odio nada más y nada menos que contra la mitad de la población, las mujeres”.

En marzo de 2017 Valencia anunció que no permitiría la entrada de otro autobús de Hazte Oír. El vehículo finalmente circuló, pero después de cambiar su lema inicial, marcadamente transfóbico, —"Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen"— por otro carente de polémica —"Respeto para todos. No al bullying"—. Con ese precedente, el Ayuntamiento decidió esperar hasta el día de hoy, si bien finalmente se ha echado mano de otra infracción tipificada. El veto es compartido por Compromís, socialistas y València en Comú, los tres partidos que integran el Gobierno local.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >