Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex ‘número tres’ del Vaticano, detenido tras la condena por violar a un menor

El cardenal australiano George Pell fue declarado culpable de agresión sexual y de otros cuatro cargos de atentado al pudor contra dos niños

El cardenal George Pell a su llegada a un tribunal en Melbourne. En vídeo, la llegada de Pell entre insultos a la corte y declaraciones de su abogado y del primer ministro australiano.

Un tribunal de Melbourne ha ordenado este miércoles detener al cardenal australiano George Pell, número tres y responsable de finanzas del Vaticano hasta su destitución el pasado domingo, tras ser declarado culpable de violar a un menor y de otros cuatro cargos de abusos. Durante una audiencia previa a la sentencia, los fiscales afirmaron que Pell se enfrenta a un máximo de 50 años de cárcel por los abusos cometidos contra dos niños del coro de la catedral de San Patricio de Melbourne, en 1996 y 1997. Tras dictaminar el tribunal la detención, el exarzobispo de Melbourne y de Sídney se inclinó ante el juez y fue conducido, sin esposar, fuera de la sala de audiencias.

El religioso, de 77 años, fue declarado culpable el pasado 11 de diciembre de un cargo de agresión sexual y de otros cuatro de atentado al pudor contra dos niños del coro, de 12 y 13 años, en los años noventa, que ocurrieron en la sacristía de la catedral cuando Pell era arzobispo. Hasta este martes no se hizo público el veredicto, tal y como habían solicitado sus abogados. Los letrados lograron que su arresto, que habría debido producirse en diciembre, se pospusiera porque el condenado debía someterse a una operación doble de rodillas.

Poco antes, el juez Peter Kidd había considerado "evidente" el delito del extitular de la Secretaría de Economía del Vaticano, equivalente a un ministerio. "Es un crimen cruel y vergonzoso", afirmó el magistrado. "Implicó un abuso de confianza. Se aprovechó de dos jóvenes muchachos vulnerables". El tribunal de Melbourne anunciará el próximo 13 de marzo la condena que impone al prelado, que se enfrenta a 10 años de cárcel por cada uno de los cinco cargos por los que ha sido declarado culpable.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información