Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La España vacía y sin médicos especialistas

Teruel se moviliza ante el déficit de profesionales que les obliga a desplazarse a Zaragoza. El mundo rural no atrae a los facultativos

FOTO: Los pacientes esperan a ser atendidos, este lunes en un pasillo del Hospital Obispo Polanco (Teruel). / VÍDEO: Teruel protesta por la escasez de profesionales, este domingo.

Rosa Tejados, funcionaria del Gobierno de Aragón, de 36 años, salía ayer lunes con un voluminoso sobre del hospital de Teruel, el Obispo Polanco. “He venido a recogerla porque como nos hemos quedado sin especialista en Reumatología, tendré que ir a Zaragoza a que me vean y me han pedido que la lleve. Tendré que perder un día de trabajo y hacer 350 kilómetros entre ida y vuelta en mi coche. Y no es solo en este servicio: para hacerme una resonancia tuve que esperar un año y dos meses”. A su lado, su compañera de trabajo Magdalena Pozos, de 56, se quejaba de lo mismo: los cortocircuitos que las continuas desapariciones de especialistas médicos, que se marchan a otros lugares de España, provocan en la atención sanitaria en Teruel, la segunda provincia con menor densidad de población de España, nueve habitantes por kilómetro cuadrado. “Yo me rompí un hueso del pie y al ir a la consulta me encontré con que estábamos citados 55 en una mañana, con lo que era entrar y salir. Aunque te quieran atender mejor, no pueden”, decía Pozos.

El malestar por este motivo reunió el domingo en Teruel, un municipio de 35.000 habitantes, a 10.000 personas, según la policía local, en la conocida plaza del Torico. Un problema que el Gobierno de Aragón está intentando paliar con medidas como la mayor oferta pública de empleo de la historia de su servicio de salud, 9.326 plazas, e incentivos para los profesionales que acepten quedarse en las plazas de difícil cobertura. Contrarrestar la escasez de médicos es, sin embargo, un problema que excede a la comunidad autónoma y afecta a casi todos los territorios de España, especialmente del interior, afirma una portavoz del Departamento de Salud, que recuerda el último informe del Ministerio de Sanidad que cifra en 4.000 especialistas el déficit en toda España.

El Obispo Polanco tiene problemas de personal en cuatro de sus 33 servicios, admite el Departamento de Salud: Otorrinolaringología, Reumatología, Obstetricia y Análisis Químicos y Bioquímica. La portavoz asegura que las medidas impulsadas por el Gobierno autónomo han logrado estabilizar el déficit en otros cinco servicios. Además de la convocatoria de un gran número de plazas en oposiciones, el Servicio Aragonés de Salud ha introducido incentivos como el aumento de la puntuación por antigüedad que acumulan los médicos que trabajan en puestos difíciles de cubrir con vistas a las ofertas públicas de empleo y contratos mixtos que permiten trabajar una parte de la semana en Teruel y otra, en Zaragoza.

La portavoz admite, sin embargo, que las circunstancias en hospitales pequeños como el de Teruel son imprevisibles. Hace un mes, el servicio de Otorrinolaringología estaba al completo. Entonces, dos de los tres médicos que lo integraban se marcharon a otras autonomías y la jefa se cogió la baja, provocando su cierre.

Pese a tener una bolsa de empleo común a todo Aragón, en esta especialidad no había nadie apuntado. La solución de urgencia ha sido contratar a un médico de la privada, que este lunes empezó a pasar consulta en el hospital.

Miembros de la Plataforma Teruel Existe, a la izquierda Domingo Aula y Amado Goded en el Hospital Obispo Polanco.rn
Miembros de la Plataforma Teruel Existe, a la izquierda Domingo Aula y Amado Goded en el Hospital Obispo Polanco. EL PAÍS

El presidente aragonés, el socialista Javier Lambán, defendió también este lunes la labor de su Ejecutivo y aseguró que Teruel goza de una “buena sanidad”. “Puntualmente se producen algunos problemas en alguna de las especialidades, pero no como consecuencia de la desidia o la dejación por parte del Gobierno de Aragón sino como consecuencia de la falta de profesionales de la medicina que es un problema que se debe abordar en el ámbito nacional” porque afecta, añadió, a “toda la sanidad de la España interior”.

“El problema de hospitales como el de Obispo Polanco es que tenemos plantillas muy justas. Y eso se nota no solo en la sobrecarga de trabajo, sino también en las guardias. Cuando un facultativo cumple 55 años, puede pedir dejar de hacerlas. Pero las que hacía las tienen que asumir los compañeros que quedan. Y como las plantillas son tan justas, hay médicos que han tenido que hacer 10 guardias al mes. Los compañeros jóvenes que vienen se encuentran con esto y en cuanto pueden, salen corriendo”, dice Francisco Rodilla, de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos-Aragón. Añade que, en todo caso, la situación no es alarmante y que todos los pacientes son atendidos.

El médico Manuel Gimeno, portavoz de la plataforma Teruel Existe. ampliar foto
El médico Manuel Gimeno, portavoz de la plataforma Teruel Existe.

Para cubrir las guardias, el Obispo Polanco se ha visto obligado a ofrecer a médicos de Zaragoza 1.800 euros brutos por estar de guardia localizada en Teruel de viernes por la tarde a lunes por la mañana. Y eso ha despertado cierto sentimiento de agravio para los médicos del hospital, que no cobran tanto, dice Jesús Martínez, presidente de la sección de Atención Especializada de la misma confederación sindical.

La alta rotación de médicos genera otros problemas, afirma Manuel Gimeno, médico de atención primaria y portavoz de las plataformas La Sanidad de Teruel Importa y Teruel Existe: “Hoy me contaba un paciente que para una rodilla le han visto cinco especialistas. Al final se genera un deterioro en la asistencia sanitaria”.

“La merma de servicios hace que la población se marche”, dice Amado Goded, de Teruel Existe, “y lo que está pasando aquí ya lo hemos visto en los pueblos pequeños, donde desaparecía el médico, la Guardia Civil, la escuela y al final se marchaba hasta el cura”. “En Teruel tenemos el segundo hospital más antiguo de España, de 1953. Y el nuevo, que han anunciado que van a licitar este mes, va a tener menos camas que el actual, dicen que porque Teruel tiene cada vez menos población. Con medidas como esa, no es sorprendente”, añade Domingo Aula, de la misma plataforma.

¿Es usted paciente o profesional de la sanidad pública? Si ha detectado deficiencias o carencias en la atención o en el sistema, puede contárnoslo en sanidadpublica@elpais.es

Frágiles servicios sanitarios

Teruel tiene 134.572 habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística; en 2009 eran 146.751. En una década ha perdido un 8% de su población.

El Hospital Obispo Polanco de Teruel atiende a 90.000 personas. En la provincia hay otro centro hospitalario, en Alcañiz, a 145 kilómetros.

Cuatro de los 33 servicios del Hospital Obispo Polanco presentan déficit de personal. Al haber numerosos servicios en los que trabajan uno, dos o tres médicos, las frecuentes marchas, así como las bajas, los dejan fácilmente en precario.

Las consultas que este hospital no puede atender se suelen derivar a los de Calatayud (145 kilómetros) y Zaragoza (171).

El Gobierno de Aragón firmará este mes el acta de inicio de las obras del nuevo hospital de Teruel, con un presupuesto de 100 millones de euros. El actual, de 1953, es uno de los más antiguos de España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >