Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mirat: “El modelo de suscripción es inevitable”

El consejero delegado de PRISA reivindica “el periodismo de siempre” en la era digital

Manuel Mirat, consejero delegado de PRISA, y Luis Enríquez, de espaldas, consejero delegado de Vocento.
Manuel Mirat, consejero delegado de PRISA, y Luis Enríquez, de espaldas, consejero delegado de Vocento.

El desarrollo de Internet ha obligado a los medios de comunicación, y en concreto a los periódicos, a evolucionar de un modo vertiginoso para adaptarse al entorno digital. Esa revolución ha provocado grandes incertidumbres mientras se avanzaba en la búsqueda de un modelo de negocio viable sin perder la esencia del periodismo. Tras muchos vaivenes, el futuro parece radicar en las suscripciones, que permitan garantizar la producción de contenidos de calidad en los que el lector pueda confiar. Esa es la idea que este jueves ha compartido Manuel Mirat, consejero delegado del Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, y Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, durante un coloquio con motivo de la inauguración del ciclo dedicado a los 90 años del diario Abc de Sevilla, celebrado en la capital andaluza.

“El modelo de suscripción es inevitable”, señaló Mirat. Pero, matizó: “Hay formatos flexibles, porque no es válido el mismo para todas las cabeceras”. Mirat se mostró partidario de apostar por plataformas globales, como la que PRISA y Vocento han puesto en marcha. A través de este escaparate global, incidió, los medios tradicionales tienen más posibilidades de recuperar parte de los ingresos publicitarios que se han desviado los últimos años hacia los gigantes de Internet."Hay que competir con otros y no entre nosotros", insistió Enríquez en referencia a la plataforma y los competidores como Google o Facebook."Nosotros ya hemos cerrado varias cabeceras locales, pero necesitábamos que se sumaran nacionales, como ha ocurrido en Italia o Argentina", argumentó el consejero delegado de Vocento respecto del modelo de suscripción.

Optar por la suscripción conlleva también, coindicieron ambos directivos, la obligación de conocer a los lectores para personalizar los contenidos y determinar sus cuotas de consumo, coincidieron ambos directivos. Y, sobre todo, volcarse en la calidad y en el buen periodismo, cuya esencia reivindicó Mirat como la clave última para garantizar la supervivencia de los medios. Máxime, insistió, en la actual coyuntura sociopolítica. “Los populismos nos obligan a reivindicar la labor del periodismo, el oficio”. En una época de desinformación lanzada por la manipulación de las redes a golpe de robots, Mirat aseguró que resulta esencial “proporcionar a la gente jerarquía, credibilidad”. Eso, recalcó, solo se consigue “volviendo al periodismo de siempre, un periodismo creíble y viable”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >