Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La explosión de la batería de un cigarrillo electrónico causa quemaduras a un hombre

En España no hay un registro oficial de estos incidentes, pero en Estados Unidos contaron 100 casos en 2016

La explosión de la batería de un cigarrillo electrónico causa quemaduras a un hombre
reuters

La explosión de la batería de repuesto para un cigarrillo electrónico causó el martes quemaduras de segundo grado a un hombre de 43 años en la estación de Chamartín, en Madrid. Jose, que no quiere dar su apellido, fue atendido en el hospital de La Paz de las heridas en la mano y el muslo derecho. "Estaba haciendo el transbordo desde Atocha a Chamartín, y cuando nos sentamos a comer, noté una explosión en el bolsillo derecho del pantalón y este empezó a arder. Al meter la mano para sacar la batería, me la quemé", cuenta el hombre.

"Empecé a vapear hace tres años para intentar dejar de fumar, y siempre llevo dos baterías: una en el cigarrillo y otra de repuesto, cargada". Fue esta última la que explotó sin que se haya determinado la causa. "Rápidamente vino la policía, porque habían oído la explosión", cuenta Jose.

Al no tratarse de un dispositivo sanitario, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social no tiene un registro con este tipo de incidentes. Jose afirma que en el centro sanitario le dijeron que no les extrañaba su caso, porque habían atendido otros parecidos; también a un chico al que le explotó la batería del móvil. "Eso es lo que aterra más", afirma el hombre.

SEGURIDAD EN CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

Sugerencias de uso y elementos recomendados

Fuente: FDA.

Quemaduras de segundo grado del afectado.
Quemaduras de segundo grado del afectado.

Aunque en España no haya un registro oficial –no lo tiene el Ministerio de Sanidad, ni las principales asociaciones médicas de prevención del tabaquismo, y tampoco las asociaciones de vapeadores– el caso no es una novedad. En Estados Unidos, donde hay más de 10 millones de vapeadores, según los últimos datos, la Agencia para la Alimentación y los Medicamentos (FDA) tiene en su web una serie de recomendaciones para evitar que esto suceda. "Aunque no son comunes, estas explosiones son peligrosas. Aún no están claras las causas exactas de dichos incidentes, pero cierta evidencia sugiere que los problemas relacionados con las baterías pueden provocar explosiones", afirma. Una de ellas es no guardar la batería cargada donde haya móviles o monedas. Jose admite que en el bolsillo donde tenía la pila llevaba calderilla.

En Estados Unidos, en 2016 hubo unos 100 incidentes de este tipo, según manifestó Felicia Williams, especialista en quemados de la Universidad de Carolina del Norte. Ello representa alrededor de un caso por cada 100.000 vapeadores. En España, la encuesta de consumo de drogas en adultos (de 15 a 64 años) del Ministerio de Sanidad calculó que el 1,5% había vapeado en el último mes. Eso arrojaría un total de unas 495.000 personas. Si la tasa de explosiones se mantuviera, ello supondría que cada año habría unos cinco casos como el de Jose.

Pero eso es solo una extrapolación. La médica Carmen Escrig, de la Iniciativa Europea para un Vapeo Libre (EIFV en inglés), afirma que "en España no hay ningún suceso de este tipo", al menos que ella "conozca o haya trascendido". "Los casos de explosión de cigarrillos electrónicos no son distintos a los de explosiones de teléfonos móviles o de drones. Todo dispositivo que porte una batería de litio es susceptible de explosión cuando se realiza un manejo abusivo o incorrecto de la batería", añade. Y considera que el caso de Jose "es, por lo tanto, anecdótico y suele deberse a una manipulación incorrecta. Podría deberse también a un producto defectuoso, pero la probabilidad es mínima".

Regina Dalmau, presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, afirma que hay "varios casos publicados de quemaduras faciales, oculares, en manos... etcétera". Y remite a la web Pubmed, que recoge todos los artículos científicos relevantes. En este caso, al buscar las referencias a cigarrillo electrónico y explosión salen 31 entradas.

Pero este no es la única ni la más frecuente complicación sanitaria relacionada con el funcionamiento de los cigarrillos electrónicos (y sin entrar en el posible riesgo del hecho de vapear). En Estados Unidos, la FDA ha recogido 8.269 casos de niños intoxicados por haberse bebido los recambios de los cigarrillos electrónicos entre enero de 2012 y abril de 2017. Estos suelen contener nicotina, que es un potente veneno si está a altas concentraciones. De nuevo, no hay datos españoles.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información