Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expareja de Juana Rivas pide al juez que ordene la entrega de sus hijos

La madre de los menores permanece con los dos niños en paradero desconocido

Franceso Arcuri, la expareja de Juana Rivas, a su llegada al Juzgado de Instrucción 2 de Granada el pasado agosto.
Franceso Arcuri, la expareja de Juana Rivas, a su llegada al Juzgado de Instrucción 2 de Granada el pasado agosto. EFE

Juana Rivas y sus dos hijos menores de edad se encuentran en un lugar desconocido en las inmediaciones de Cagliari (Cerdeña, Italia). Lo único que se conoce, según explicó Rivas a EL PAÍS, es que los tres están en casa de una amiga. Rivas pasó el último fin de semana con ellos y debía llevarlos con su padre, Francesco Arcuri, en la tarde del domingo. No lo hizo alegando que, presuntamente, el padre de los niños había maltratado al menor de ellos, motivo por el que, además, ese mismo día presentó una denuncia contra él. Arcuri, a través de su abogado, niega el maltrato e insiste en que Rivas se inventa “circunstancias totalmente irreales, resultado de su imaginación”. Sus abogados han denunciado la desaparición de los menores, han solicitado al juez que tome las medidas “urgentes” necesarias para que los niños vuelvan con él y han pedido que el tribunal “revoque de inmediato el derecho de acceso de la madre” a sus hijos o que, “alternativamente, disponga que ese acceso se realice en un entorno protegido, en el interés principal de los menores”.

Arcuri, que vive con ellos en Italia y que es quien tiene la guardia y custodia de los dos menores de cuatro y 12 años, ha emitido un comunicado a mediodía en el que recuerda que el domingo estuvo esperando a que la madre le entregara a los niños durante más de cinco horas y que la única razón que obtuvo de Rivas es que “habían sucedido hechos serios que necesitaban una profundización”. Esos hechos se refieren a las alegaciones de Juana Rivas de que el viernes, cuando estaba duchando a su hijo menor, le vio unos moratones en la espalda. Según Rivas, la explicación de ello la dio su hermano, que explicó que eran el resultado de unos presuntos empujones de su padre contra una cama y contra la pared del pasillo. Desde el entorno de Arcuri achacan las marcas a “un accidente doméstico resultado de los juegos propios de su edad”. Este diario ha intentado conocer la versión de boca del propio Francesco Arcuri, pero sus abogados han confirmado que no quiere hacer declaraciones.

La no entrega de los niños a su padre ha activado a los letrados italianos de Arcuri, pero también a su equipo en España. Enrique Zambrano, su abogado en Granada, está valorando qué medidas adoptar. En este momento, la situación judicial de Rivas es la de estar condenada a cinco años de cárcel y seis de pérdida de la patria potestad por dos delitos de secuestro de sus dos hijos menores, a quien trajo de Italia y con quienes desapareció durante el mes de agosto de 2017 para no entregárselos a su padre. Rivas siempre ha alegado que Arcuri la maltrataba a ella y a sus hijos.

Consejos opuestos

El equipo jurídico de Rivas ha manifestado cierta sorpresa por el giro inesperado de los acontecimientos desde el domingo hasta este martes, fruto de los consejos que Rivas recibió del Centro de la Mujer de Maracena. José Estanislao López, su abogado, ha reconocido que es partidario de que Rivas devuelva a los niños al padre lo antes posible para mantenerse siempre dentro de la legalidad.

La sentencia está en la actualidad en fase de recurso y los abogados de Arcuri no han solicitado su ejecución por lo que Rivas es, en la práctica, una mujer libre de viajar e ir donde quiera. Ahora, ante la desaparición de nuevo de la madre con sus hijos, Zambrano ha comentado que están valorando qué medidas tomar. Será probablemente este miércoles, ha anunciado Zambrano, cuando se dirijan al juez Manuel Piñar, quien dictó la sentencia de cinco años de cárcel y seis de pérdida de patria potestad para Juana Rivas, explicándole los últimos acontecimientos y, en su caso, pidiendo medidas judiciales contra Rivas.

A la vez que Rivas denunciaba a su expareja en una comisaría de Cagliari por ese presunto mal trato a su hijo menor, el Centro de la Mujer de Maracena solicitaba al Ministerio de Asuntos Exteriores y, en concreto, a su División de Emergencia Consular, que adoptara las medidas necesarias para proteger a Juana Rivas y a sus hijos de lo que consideran una “gravísima situación de riesgo” de los tres en Cagliari. El primer resultado de esa solicitud será la entrevista que el miércoles, según informa Europa Press, tendrá Rivas con el cónsul general de España en Roma, que se trasladará a Cagliari para ello. Si no hay antes alguna decisión judicial italiana que la requiera para ello, será en función de este encuentro cuando Rivas decida si entrega sus hijos al padre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información