Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nota de los usuarios al sistema de salud baja un 2,4% en un año

El Barómetro Sanitario encadena dos años de empeoramiento en la apreciación de los ciudadanos

Personal del hospital Virgen del Rocío (Huelva)
Personal del hospital Virgen del Rocío (Huelva)

La satisfacción general de los usuarios con el sistema público de salud encadena dos años de descenso, según los datos del Barómetro Sanitario de 2013 adelantados ayer por el Ministerio de Sanidad. Medido en sus dos parámetros más generales, esto quiere decir que la nota media dada al conjunto del sistema ha bajado del 6,59 en 2011 al 6,57 en 2012 y el 6,41 en 2013. O que la proporción de quienes opinan que la atención funciona bien o necesita leves retoques ha pasado del 70,6% al 60% en apenas un año. Sanidad, como ya hizo el año pasado, no ha convocado a los medios para ofrecer estos datos, sino que ha remitido una nota de prensa (y ha colgado en su web un resumen).

La pérdida de satisfacción (un parámetro dudoso, pese a todo, porque los pacientes tienden a ser generosos después de haber sido tratados por un lado, y, por otro, están muy sensibilizados) se produce pese a que aumenta la satisfacción por la atención recibida en atención especializada y en la hospitalaria, y a que también hay más ciudadanos que indican que prefieren los servicios de la sanidad pública a los de la privada.

Aparte de las preguntas que se repiten año a año, el Barómetro de este año  incluía una sobre los botiquines caseros. Desde 2011, le número de personas que manifiestan que guardan envases sin abrir ha bajado del 27,3% al 18,2%. En número de cajas, esto supone pasar de 45,6 a 30,1 millones, lo que Sanidad interpreta como un logro de los cambios en los copagos introducidos.

El Barómetro también trata el asunto de las esperas, pero no pregunta sobre estas, sino sobre qué criterios habría que usar para ser atendido antes. El 84,4% se decanta por el criterio médico de prioridad o gravedad.