Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La experiencia profesional contará más para ser profesor si faltan otros méritos

Educación modifica la acreditación para docentes universitarios e incluye el trabajo fuera de los campus como compensación si falta actividad investigadora o docente

El ministro de Cultura, Educación y Deporte, José Ignacio Wert.
El ministro de Cultura, Educación y Deporte, José Ignacio Wert. EFE

La experiencia profesional sumará méritos para ser profesor universitario cuando el aspirante "no alcance el nivel mínimo exigible" en investigación y docencia. Esta es una de las principales novedades del cambio que el Ministerio de Educación prepara para la acreditación de los docentes universitarios.

El departamento que dirige José Ignacio Wert está elaborando una reforma del procedimiento de acreditación del profesorado universitario, cuyas principales líneas ha presentado a los sindicatos y discutirá con los rectores y las comunidades autónomas la semana que viene. El borrador del decreto contempla valorar el trabajo externo a los campus si faltan suficiente méritos en la docencia y la investigación "siempre que la insuficiencia no sea grave".

El sistema se basará en comisiones de evaluación de candidatos "mucho más focalizadas" hacia los ámbitos académicos y científico-técnicos. Las comisiones pasarían de las 22 actuales a 26, formadas por entre 7 y 15 miembros, mientras que ahora son una decena. Los titulares y suplentes de estas comisiones serán elegidos en el consejo de universidades, integrado por rectores y miembros del Ministerio.

Cada comisión establecería criterios propios para fundamentar sus evaluaciones, según se desprende de la propuesta. CC OO alerta de que este funcionamiento puede suponer "que se apliquen más de una veintena de criterios diferentes en función de cada comisión", según Julio Serrano, portavoz de universidades del sindicato. Serrano critica además que la valoración "cualitativa" a la que hace referencia el Ministerio en su propuesta pueda atentar contra os criterios de objetividad y transparencia que recoge el Estatuto Básico del Empleado Público.

El secretario general de la Enseñanza de FETE-UGT,  Carlos López, ha mostrado también su rechazo a que se intente devaluar la importancia de la actividad docente en el procedimiento de acreditación, pero ha destacado que hay otros temas más urgentes en la universidad, como son los de la tasa de reposición "que está ahogando a muchas universidades", según las declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Los aspirantes deberán aportar como "méritos obligatorios de investigación" las cuatro contribuciones que consideren más relevantes de su trayectoria científica y en el caso de docencia, un número de años de experiencia que variará en función del cuerpo docente para el que solicite la acreditación, según el documento cuyo contenido ha adelantado el periódico El Mundo.

A medio plazo, el Ministerio aboga por permitir la libre contratación en las universidades, según consta en la documentación que han presentado a las centrales, "sin que el Estado ejerciese control alguno mediante las acreditaciones de profesorado". Educación pone como ejemplo a las universidades anglosajonas que pueden contratar "sin limitaciones ni requerimientos" estatales.

Una "frivolidad", según el PSOE

La portavoz de Universidades del PSOE en el Congreso de los Diputados, Angelina Costa, ha tachado de "frivolidad" el borrador de Real Decreto. Costa reclama al ministro que resuelva antes la "tan escasa" tasa de reposición del 10%, que supone que solo se pueden sustituir uno de cada 10 funcionarios docentes que se jubilan, fallecen o se apartan de la carrera universitaria. 

"El profesorado universitario no merece esto. Ahora mismo no hay nadie a quién se le exija más controles que a los profesores universitarios. Es una carrera de obstáculos y se ven obligados a salir fuera y esperar a que se abra la mano en la tasa de reposición", ha lamentado Costa en declaraciones a Europa Press.

La portavoz parlamentaria de Universidades del PP, María Jesús Moro,  considera que este decreto responde a una demanda de la comunidad universitaria.Moro ha señalado que existían críticas de os docentes por el "automatizado" proceso de acreditación, vinculado entre otros puntos a comisiones en las que se evaluaba a personas de áreas muy diferentes y se perdía la posibilidad de especialización.

"La excesiva homogeneidad a la hora de valorar conceptos perjudicaba áreas técnicas como la ingeniera o la arquitectura. La investigación aplicada puede tener un alto contenido de transferencia a la empresa y se busca una sociedad basada en el conocimiento, y sin embargo en el ámbito de la valoración de investigadores universitarios tenía muy poca acreditación", ha explicado la parlamentaria en declaraciones a Europa Press.

El portavoz de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, ve con buenos ojos el borrador del decreto."No me suena mal. Me parece interesante porque veo bien que se valore más la experiencia profesional a la hora de calificar la actitud profesional de alguien que quiera ser profesor universitario porque es verdad que hasta ahora se calificaba como mérito la experiencia adminsitrativa", ha dicho.