Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘The New York Times’ admite que se está quedando atrás en la batalla digital

Un informe interno revela que el diario está “disminuyendo” su ventaja con la competencia

Fachada de la sede central del diario 'The New York Times' en Nueva York.
Fachada de la sede central del diario 'The New York Times' en Nueva York. AP

El inquebrantable apego que la redacción tiene con su edición impresa está causando al diario The New York Times que vaya rezagado en su versión online, según un informe interno del diario neoyorquino que fue hecho público por la página BuzzFeed. “La redacción es unánime: estamos poniendo demasiado tiempo y energía en la primera página”, asegura el documento, en referencia a la primera plana del periódico.

El informe consta de 96 páginas, fue realizado por un equipo de diez periodistas del diario y llevó elaborarlo seis meses. Dirigido por Arthur Gregg Sulzberger, el hijo del editor y presidente del diario, Arthur Sulzberger Jr, el documento fue entregado a los directivos del rotativo el mes pasado y expone con claridad que el liderazgo del Times, su ventaja comparativa en términos periodísticos, está “disminuyendo” a medida que nuevas organizaciones de comunicación, como First Look Media, Vox, Huffington Post y otros, “están expandiendo sus redacciones”.

A pesar de que la primera frase del escrito es reconfortante –“The New York Times está ganando en cuanto a periodismo se refiere”-, el resto del informe es una llamada de atención que asegura que el rotativo no se está moviendo “con la necesaria urgencia”. Los problemas más profundos son de carácter cultural, por ejemplo, la sensación de que el Times es en sí un destino final, un lugar de llegada, no un promotor de cambio, lo que acaba conduciendo a un abandono de la promoción social. La obsesión de los redactores con firmar en la primera página del diario, les hace llevar un recuento competitivo de cuántas veces al año firman en ese lugar, insiste el informe.

Mientras que “ganan” haciendo periodismo, “pierden” en un área crítica: “El arte y ciencia de hacer llegar nuestro periodismo a los lectores”, dice el informe. “Siempre nos hemos preocupado sobre el impacto y alcance de nuestro trabajo”, prosigue el documento, “”pero no hemos hecho lo suficiente para descifrar el código de la era digital”.

Siempre nos hemos preocupado sobre el impacto y alcance de nuestro trabajo, pero no hemos hecho lo suficiente para descifrar el código de la era digital”

Los datos dicen que solo un tercio de los lectores del diario en papel visitan la página digital del rotativo neoyorquino. Otra cifra que se aporta en el documento es que las alertas del Times llegan a 13,5 millones de personas, doce veces más la cantidad de suscriptores que tiene la edición impresa. El informe lamenta la pobre promoción que se hace de las grandes historias en el diario, dándose un caso en que los responsables de marketing y relaciones públicos lo supieron tan tarde que no pudieron darle publicidad. En ese mismo caso, el redactor de la historia tardó en tuitearla dos días.

Mientras que parece que el informe no es el responsable del despido fulminante de la ya exdirectora del diario, Jill Abramson, sí que sustenta el temor del editor y presidente de que el Times renquea en el frente digital y necesita un cambio de rumbo.

Por último, pero no menos importante, el documento pide que se haga una profunda reflexión de la independencia de la redacción del resto de la compañía, de cara a involucrar más a los líderes editoriales en las decisiones tecnológicas. “El primer paso debería de ser un empujón deliberado para abandonar nuestra metáfora favorita –la que se refiere al “muro” o a “la separación entre Iglesia y Estado”, la división entre la parte administrativa y periodística del diario.