Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi expedienta a una médico por la muerte de Treviño

Salud cree que no habría evitado ese desenlace pese a enviar una ambulancia

La madre de la niña recibe el pésame el día del entierro. Ampliar foto
La madre de la niña recibe el pésame el día del entierro.

El Departamento vasco de Salud considera que se cometió un error a la hora de evaluar desde el 112 el caso de la pequeña Anne Ganuza, residente en La Puebla de Arganzón (en el enclave burgalés de Treviño), pero su investigación concluye que, de haber enviado una ambulancia para atender a la menor, aquejada de una varicela, eso “no hubiera alterado el curso de los acontecimientos” y la pequeña hubiese fallecido debido al shock séptico “fulminante” que sufrió.

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón, dio a conocer ayer en el Parlamento de Vitoria, nueve días después del fallecimiento de la menor, el informe interno en el que se concluye que la atención prestada por el Servicio vasco de Salud el domingo 16 de marzo en esa misma ciudad y el lunes, cuando murió, fue “adecuada”, mientras que se ha abierto un expediente a la coordinadora médica de las emergencias vascas que atendió a la madre de la niña.

La familia ha denunciado tanto a la profesional de emergencias como a quienes trataron a la pequeña el domingo y también a los médicos que el sábado la atendieron en el centro de salud del Condado de Treviño, municipio vecino e incluido también en el enclave burgalés en Álava. Ayer, el consejero de Castilla y León, Antonio María Sáez, aseguró que la atención por parte de sus servicios sanitarios fue “correcta”.

Tanto los gestores sanitarios como los partidos mostraron una vez más sus condolencias a la familia. La oposición en el Parlamento vasco analiza ahora nuevas peticiones de información —ayer no se aportó el informe— porque aún duda de la atención prestada, concretamente de la que se realizó en las urgencias pediátricas de Vitoria el día anterior a la muerte de la menor. Entonces se le dio el alta por considerar que la varicela estaba en “remisión” y no contaba con síntomas que hicieran prever el desenlace 13 horas después.

Darpón descartó una vez más que el caso “muy puntual” de Ganuza sea fruto de una situación de “insolidaridad ni de descoordinación” entre el País Vasco y Castilla y León. Eso sí, anunció que realizará una revisión de la atención sanitaria de todas las zonas limítrofes. Además de atajar ese debate, señaló sobre otro también iniciado a través de este caso, el del calendario vacunal —en el País Vasco la vacuna de la varicela se administra a los 10 años—, que no se deben realizar cambios globales por un “caso aislado” como el de la pequeña del pueblo burgalés.