Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un microscopio de papel

El dispositivo de menos de un euro no necesita enchufarse y no se rompe aunque alguien lo pise

Un niño dobla las piezas que forman el microscopio de papel. Ampliar foto
Un niño dobla las piezas que forman el microscopio de papel.

El microscopio Foldscope hecho de papel y plegado como un origami pesa menos que un par de monedas pequeñas y cabe en un bolsillo. No necesita enchufarse y no se rompe aunque alguien lo pise o se caiga desde un tercer piso. Uno de sus diseñadores, Manu Prakash, de la Universidad de Stanford en California (EE.UU), ha asegurado a Radio New Zealand que su diseño, hecho en gran parte con papel doblado y con un coste de menos de un euro, podría revolucionar la forma en que miles de millones de personas ven el mundo que les rodea.

El nombre del dispositivo Foldscope (suma de doblar y microscopio, en inglés) se monta en menos de 10 minutos. “A pesar de que las piezas cuestan menos de un dólar, puede proporcionar más de 2.000 aumentos con una resolución submicrométrica”, añade el investigador en una entrevista publicada por MIT Technology Review.

La estructura es de papel, pero necesita una pequeña que vale menos de medio euro, una pila de botón, un LED, una cinta y un interruptor. Para su utilización los jóvenes estudiantes deben colocar el ojo cerca de la lente y usar el dedo pulgar para enfocar, desplazado la posición de la lente y la distancia al objeto que se quiere ver ampliado. El Foldscope, que pesa 8,8 gramos, admite diversas configuraciones para lograr imágenes de campo claro y campo oscuro, así como microscopía de fluorescencia. Prakash ha explicado a Radio New Zealand que “el éxito de creación se resume en un producto funcional, de fácil transporte y con una aceptable resolución que da cabida a imágenes de calidad de investigaciones iniciales”.

Esquema hecho en papel del Foldscope.
Esquema hecho en papel del Foldscope.

El microscopio es como un recortable, que hay que montar pieza a pieza. Su fabricación en serie permitiría producir millones de unidades a un precio muy bajo y se podría mejorar la calidad de la lente que se ha utilizado en los prototipos. Su posible uso en la educación es infalible, pero la funcionalidad de aparato lo hace idóneo para su uso en determinadas prácticas sanitarias, con los filtros y tintes apropiados.

El equipo de investigación Prakashlab al que también pertenecen James Cybulski y James Clements explica que su dispositivo plegable permite ver bacterias y parásitos ampliados, como Giardia lamblia, Leishmania donovani, Trypanosoma cruzi o Escherichia coli. El Foldscope, con una resolución de 800 nanómetros y un tamaño de 7 x 2 x 0,2 centímetros, cabe en un bolsillo y es tan barato que podría ser desechable y evitar así la contaminación y riesgo de contagio. La explicación científica de la investigación está publicada en un arxiv de física de la biblioteca de la Universidad Cornell.  

Más información