Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Jorge Lorenzo me empapó de cava”

Anna Vives, nació trilliza y con síndrome de Down, ha creado una tipografía que lucen desde El Barça al piloto mallorquín y publica un libro: 'Si crees en mí, te sorprenderé'

Anna Vives, famosa por haber creado una tipología de letra, posa en el Hotel Casa Fuster de Barcelona. Ampliar foto
Anna Vives, famosa por haber creado una tipología de letra, posa en el Hotel Casa Fuster de Barcelona.

Superdotada para la caligrafía, muy eficaz para las labores sociales, derrochadora de encanto, genial para la caligrafía, Anna Vives (28 años) lucha cada día con las limitaciones de su síndrome de down. Ha creado una tipografía que han lucido desde el Barça, al piloto Jorge Lorenzo. Ahora aparece un libro que ha escrito con Francesc Miralles, Si crees en mí te sorprenderé (Planeta), se titula. Se lo presentará Vicente del Bosque.

Pregunta. Si me presta un boli le muestro mi letra a ver qué le parece.

Respuesta. Bueno, un poco complicada, como de médico.

P. ¿Cuál es su favorita?

R. La T, la escribo así, con carácter.

P. ¿No la B, de Bella, que es el nombre de su perra?

R. Se pasa el día comiendo pizza y saltando encima de mí.

P. ¿Qué es lo que no dejaría de hacer un día para divertirse?

Cuando a mis padres les dijeron que tenía síndrome de Down se pusieron a toda pastilla"

R. Salir por ahí a cenar con mis padres, comer espagueti y hamburguesas e ir de fiesta o al karaoke. Me gusta cantar Boig per tu, de Sau.

P. No será habitualmente…

R. También me divierte trabajar. Me levanto, me pongo la colonia de la Shakira, que queda muy poca ya (mirando a su hermano), desayuno una tostada con mortadela y llego la primera a las nueve de la mañana.

P. ¿A qué huele esa colonia?

R. A fresas.

P. ¿Y le da para mover luego el vientre como la artista?

R. Y para hacer deporte. Hoy no he ido al gimnasio porque no he encontrado a nadie que me acompañe.

P. ¿Escribe a mano?

R. A mano, sí. El libro que he escrito con el Francesc Miralles, explica mi historia y de mi familia.

P. Ahí aparecen sus padres. Cuando les dijeron que padecía síndrome de Down, ¿cómo reaccionaron?

R. Se pusieron las pilas. A toda pastilla.

P. Y usted vino con otros dos, trilliza, pero quien más la cuida es su hermano Marc, el mayor. ¿Cómo es?

R. El Marc es muy guapo. Se preocupa mucho a veces. Sufre por mí. Si llega cansado le doy un vaso de agua con azúcar, le cojo la mano y le digo que es muy importante para mí.

P. ¿Qué es ser un romántico?

Cada vez insultan menos, la gente por la calle te ayuda"

R. Andar, como mis padres, felices y comiendo perdices. También estar un poco loco.

P. ¿Loco como para creer que uno puede hacer cosas que los demás no saben que es capaz de hacer?

R. Esto no lo sé.

P. ¿Le dañan con insultos?

R. Sí, pero cada vez pasa menos. La gente por la calle te ayuda. A veces me pierdo y busco a alguien que llame a mi casa.

P. ¿Qué es el síndrome de Down?

R. Una característica que me va a durar toda la vida. No me gusta. Cada día le pregunto a mi madre si cambiará. Algunas veces me quedo contenta y otras no.

P. Los días que se entristece, ¿cómo los afronta?

R. Diciéndoles a mis padres que tengo un problema, no me cierro en la habitación, abro la puerta. La puerta de mi habitación siempre está abierta y eso es. Mi hermano también me ayuda. A veces me desmayo, me mareo porque mi cuerpo no funciona bien, el otro día me pasó, aunque ocurre poco.

P. ¿Qué tiene para usted Iniesta que no tengan Messi o el Xavi?

R. Que es buena persona. Lleva una camiseta con mi letra y me regaló unas bambas.

P. Si tuviera que quedar a comer o cenar o de fiesta con alguno de los deportistas que son sus fans, ¿con quién iría?

R. Con el Jorge Lorenzo.

P. Lleva un casco con su letra y la ha subido al podio.

R. ¡Me empapó con la botella de cava! El otro día le dediqué un libro, me le encontré en un restaurante y le dije: ¡Tío bueno!

P. ¿Le gustaría conducir?

R. ¡Eso sería un peligro!

P. ¿Como aquella experiencia que tuvo trabajando en un supermercado? No le interesó nada. ¿Pagaban bien al menos?

R. No. Nada. No pienso volver. No podía cargar con las cestas. Estaba sola y no me gustaba. Y no había hojas para escribir.

P. Trabajar sin cobrar, no mola.

R. Bueno, yo era pequeña.

Le he dedicado un libro a Jorge Lorenzo en el que le he puesto: ¡Tío Bueno!"

P. Dice ser ordenada y puntual. ¿Me enseña?

R. Yo, sí. Me gusta ordenar ropa, papeles, en casa, en el trabajo. No sé, haz como yo. No tires cosas al suelo, para empezar. Hay que enderezarse. Buena letra.

P. Ahora trabaja con su padre, ¿cómo se llevan en la oficina?

R. En el trabajo le llamo jefe; en casa, el meu pare.

P. ¿Cómo aguanta la fama?

R. Si eres famosa, eres famosa…

P. ¿No le gustaría que alguna de esas series que ve le pusieran sus letras en títulos de crédito?

R. Sí… Pero lo que más me gustaría es que las pusieran en las Coca Colas.