Enresa niega sobrecostes y problemas geológicos en terreno del almacén nuclear

El presidente de la empresa pública asegura que entrará en funcionamiento “a principios de 2018” y que costará entre 900 y 1.000 millones

Unos técnicos sondean el terreno donde se instalará el almacén nuclear.
Unos técnicos sondean el terreno donde se instalará el almacén nuclear.GORKA LEJARCEGI

Los plazos del almacén nuclear que la empresa pública Enresa va a construir en Villar de Cañas (Cuenca) se están cumpliendo y no habrá sobrecostes. Así lo ha reiterado esta mañana el presidente de la empresa pública, Francisco Gil Ortega, antes de inaugurar unas jornadas sobre el ATC (Almacén Temporal Centralizado) en la Universidad de Toledo. Pese a que hace un año que el Ministerio de Industria cuenta con un informe geológico que indica que el proyecto podría necesitar costosas cimentaciones especiales, Gil Ortega ha asegurado que “no hay ningún problema con el terreno” y ha calificado de “interpretación” el estudio geotécnico que Enresa encargó en 2012 por 144.500 euros. Ese trabajo señalaba que hay “dolinas de subsidencia, generadas por la disolución de algunos estratos yesíferos” y que podría haber cavidades en el subsuelo.

Más información
Industria oculta problemas en el terreno donde irá el almacén nuclear
El almacén nuclear, a Cuenca por descarte
Un informe advierte de posibles hundimientos en el terreno del silo nuclear

Gil Ortega ha señalado que los plazos, que son “ajustados”, se están cumpliendo y que el ATC entrará en funcionamiento “a principios de 2018”. La inversión rondará los 900 o 1.000 millones de euros, ha añadido. “La parte noroeste de la parcela está compuesta por suelo perfectamente capaz de portar el almacén central”. “No es cierto”, ha asegurado al ser preguntado por las dificultades que, según el informe con el que cuenta el Ministerio de Industria, presenta el subsuelo.

Los periodistas también han preguntado al presidente de Enresa por una información, adelantada por Vozpópuli, según la cual a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), dependiente del Ministerio de Hacienda, le preocupa el desarrollo del proyecto. Gil Ortega ha respondido que quien tiene que aclarar ese extremo es quien lo ha escrito. “Es una opinión particular de un periodista”, ha asegurado. Después ha añadido que, al no haber comenzado aún las obras, el presupuesto “todavía no es definitivo”.

Las obras, al menos una parte, sí han empezado, según ha anunciado la empresa pública. El 5 de febrero se inició la construcción de los edificios Viviero y Laboratorio conjunto, que forman parte del parque empresarial que acompañará al ATC. Además, se están vallando las 54 hectáreas del terreno. El 13 de enero Enresa presentó las solicitudes de autorización previa y de construcción del almacén nuclear ante el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Las obras en la parte del recinto nuclear empezarán en 2015, según las previsiones, cuando Enresa reciba las autorizaciones que ha solicitado.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS