Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva marea violeta contra la reforma del aborto

Varios miles de personas vuelven a manifestarse en Madrid convocadas por el movimiento feminista

Miles de personas se han manifestado en ciudades de toda España contra el anteproyecto de ley del aborto impulsado por Gallardón. / vídeo Atlas

La llovizna que caía a primera hora paró justo a mediodía, a tiempo para que varios miles de personas se manifestaran esta mañana en Madrid contra la reforma de la ley del aborto. Han pedido la retirada del anteproyecto de ley impulsado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que restringirá el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo. A la movilización, convocada por el Movimiento Feminista de Madrid,  han acudido distintos colectivos del 15-M y agrupaciones como CGT, PSOE, Izquierda Unida, Equo y CC OO. Una nueva marea violeta ha vuelto a congregar a decenas de organizaciones de mujeres y de derechos reproductivos en Madrid y otras ciudades --Barcelona, Santander, Sevilla, Toledo, Logroño..., después de la gran movilización del sábado del Tren de la Libertad; en la que decenas de miles de personas de distintos puntos del país protestaron en Madrid contra la polémica ley.

La de hoy no ha sido tan numerosa --no ha habido viajes a Madrid, sino convocatorias en distintas ciudades-- pero sí igual de festiva y pacífica. Con lemas como Aborto libre o Contra la reforma de Gallardón y Las mujeres deciden, el Estado garantiza, la sociedad respeta y la iglesia no interviene, la protesta ha transcurrido por el centro de Madrid entre pancartas (caseras y fabricadas en serie), batucadas, silbidos y cánticos contra el Gobierno y la Iglesia. Al final, en la plaza de Callao, las organizadoras han leído un manifiesto en el que han reclamado el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad y que el aborto salga, de una vez por todas, del Código Penal.

Los participantes, entre los que se encontraban feministas históricas como Cristina Almeida, Victoria Virtudes, Justa Montero, de la Asamblea Feminista, Lucía Mazarrasa, Empar Pineda, Begoña San José, del Foro de Política Feminista o Mar Grandal, presidenta de Católicas por el Derecho a Decidir, han coreado consignas como "Mujer, si no luchas nadie te escucha", "Gallardón, dimisión". También lemas históricos como 'Saca tus rosarios de mis ovarios' y 'Aborto libre y gratuito'. Muchos llevaban perejil y ruda, hierbas que se empleaban hace años en los abortos clandestinos.

Muchas mujeres llevaban ruda o perejil, hierbas que se usaban hace años en abortos clandestinos

Entre los manifestantes había padres con hijos, adultos de todas las edades y jóvenes; muchos jóvenes. Pedro y Pablo tienen 21 y 18 años, respectivamente. Se autodefinen como feministas y creen que asistir a este tipo de movilizaciones “es el futuro”. Han acudido a la manifestación con un grupo de unas diez personas, casi todos ellos chicos, que sostenían banderas republicanas y comunistas. Junto a ellos, cinco chicas con pañuelos violeta al cuello coreaban contra el "Estado Patriarcal" también han acudido a la manifestación, en la que participaron numerosas parlamentarias socialistas como la secretaria de Igualdad, Purificación Causapié, la diputada Ángeles Álvarez --presidenta también de Enclave Feminista-- y varias diputadas de la Asamblea de Madrid, con la portavoz Manu Menéndez a la cabeza.

Claudia, Ana María y Lucía, todas de 15 años, son amigas y compañeras de instituto; la de hoy sábado ha sido una de sus primeras manifestaciones. "Salvo por alguna de educación”, comentan. Explican que se movilizan para defender “el aborto libre”, y coinciden en que, “dependiendo del caso”, todas, menores incluidas, deberían poder decidir si necesitan recurrir esta intervención médica. No todo el mundo puede contárselo a sus padres como harían ellas en caso de que necesitaran abortar, explicaban. Con la ley actual las menores de 16 y 17 años no necesitan el consentimiento paterno para abortar, aunque deben contarlo en casa; siempre que esto no les suponga un "conflicto grave" o que alegan que vayan a recibir presiones. El anteproyecto de ley elimina esta opción. Con la ley Gallardón todas las menores necesitarán el permiso paterno para interrumpir su embarazo. 

“Las mujeres deciden, el Estado garantiza, la sociedad respeta y la iglesia no interviene”, dicen

Tras la marcha del sábado pasado, varias activistas feministas explicaban esta mañana que esta nueva marea violeta tiene como objetivo evitar que el debate sobre la polémica ley decaiga. "La nueva ley es un atentado contra los derechos, la autonomía y la libertad de las mujeres”, recalca la feminista Victoria Virtudes. El anteproyecto impulsado por Gallardón permite abortar solo en casos de violación o riesgo grave para la salud e la madre y elimina, por tanto, el derecho de la mujer a decidir libremente interrumpir su embarazo durante las primeras semanas de gestación.

Luis Enrique Sánchez es médico especialista en medicina preventiva y presidente de la Federación Estatal de Planificación Familiar, recuerda que la Asociación Nacional de Neuropsiquiatría ya se manifestó contra de la reforma del aborto, que obliga a la mujer a conseguir que dos médicos certifiquen que existe riesgo para su salud (psiquiatras si el daño es psicológico) para poder acceder a esta intervención sanitaria. “Tienen que plantear el daño psicológico como algo permanente, cosa que es muy controvertida”, explica Sánchez. “Además, el anteproyecto de ley es ambiguo porque no está claro que el personal sanitario del Sistema Nacional de Salud pueda dar información al paciente sobre cómo se realiza la intervención”. Este experto añade que el proyecto de Gallardón penalizará legalmente a los profesionales que realicen abortos sin la firma de los dos psiquiatras. "Desde el punto de vista ético, la ley conculca la dignidad de la mujer, y desde el punto de vista sanitario es un retroceso enorme", añade.

En una pared de la calle de San Bernardo alguien había hecho una pintada: “¿Dónde están los 'provida' en Ceuta?”, en referencia a los nueve inmigrantes muertos el pasado jueves. Unos metros más atrás iban Paqui y Maribel, que rondan la cincuentena. Consideran “vergonzoso” tener que volver a manifestarse por el derecho al aborto “después de 30 años”. Este sábado han acudido por las jóvenes, dicen, “porque nosotras ya no tenemos edad para abortar”. En un grupo separado, trabajadores de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada que la empresa quiere cerrar desfilaban vestidos de rojo para manifestar su solidaridad con la marea violeta. La orquesta Solfónica del 15-M y otros cantantes han entonado canciones protesta antes de que se disolviera la concentración.

“La manifestación de hoy forma parte de todas las acciones que se están haciendo para parar este maldito anteproyecto que considera de las mujeres menores de edad. Tan menores que ni siquiera van a recibir carga penal si abortan, según el ministro", ironiza Empar Pineda, una de las voces históricas del movimiento feminista. “La de hoy es una gotita más que se va a realizar en todas las ciudades de España”, apunta Pineda. “Lo hacemos para recordar la época en la que las mujeres arriesgaban su vida y su salud con métodos abortivos de este tipo”, dice.

“Reclamar el derecho al aborto libre significa que no se puede forzar a una mujer a proseguir con un embarazo no deseado y cuestionar su decisión de interrumpirlo. El derecho a decidir supone el reconocimiento de las mujeres como sujetos moralmente autónomos para decidir sobre nuestras vidas, nuestros cuerpos y sobre la maternidad (decidir ser madres o no serlo)”, dice el manifiesto de las organizaciones feministas.

La agenda de las próximas semanas está sembrada de una decena de movilizaciones y actuaciones colectivas, grandes y pequeñas, para reclamar el derecho de las mujeres a un aborto libre. Este fin de semana también se han convocado otras manifestaciones en otras ciudades de España y de Europa, como en Londres, con una concentración ante la Embajada española.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información