Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sellafield atribuye la alarma radioactiva al gas radón, producido de forma natural

La central nuclear asegura que no existe riesgo ni para los ciudadanos ni para los empleados

Central nuclear de Sellafield. Video: REUTERS-LIVE!

La planta de enriquecimiento y reciclado nuclear de Sellafield (noroeste de Inglaterra) permanece hoy parcialmente cerrada debido a "elevados niveles de radiactividad" detectados en la zona norte del complejo. El caso está siendo investigado, pero la empresa ha emitido un comunicado esta tarde en el que atribuye la detección de la radiactividad a una subida en los niveles naturales de gas radón, y no a un escape de la central. El gas radón, un elemento radiactivo, es producido de forma natural en formaciones rocosas.

"Como resultado de una decisión prudente, la planta de Sellafield operará hoy con normalidad pero de forma parcial", explicó un operador de la central, situada en el condado de Cumbria. Uno de los monitores detectó niveles de radiactividad "superiores a lo normal" aunque "muy por debajo" de los que exigirían medidas adicionales, explicó la compañía, que precisó que no existe riesgo ni para los ciudadanos ni para los trabajadores. A parte de la plantilla se le ha ordenado que no acuda hoy a trabajar. "La compañía no quiere que miles de personas vengan solo para que les mandemos de vuelta a casa, y se arme el caos en el oeste de Cumbria", explicó O'Neill.

La Oficina de Regulación Nuclear de Reino Unido (ONR, por sus siglas en inglés) ha afirmado que está supervisando la situación en la central nuclear de Sellafield, situada en el noroeste de Inglaterra, y que está satisfecha con la respuesta que ha dado la compañía que gestiona la planta. "Continuaremos controlando la situación y manteniendo un diálogo continuo con Sellafield", ha explicado el regulador.

Sellafield es una planta de reprocesamiento de material nuclear desde 2003, año en que dejó de producir energía eléctrica, y que se dedica a almacenar desechos nucleares y a recuperar el combustible utilizado en su proceso. Sin embargo, esta planta fue el escenario del peor accidente nuclear sufrido en Gran Bretaña, en 1957, cuando un reactor se sobrecalentó y causó un incendio, que a su vez provocó un escape. La central, cuando enriquecía material, llegó a producir plutonio para bombas nucleares, según Reuters.

Este viernes el primer ministro británico David Cameron se ha reunido en un pub de Oxfordshire con el presidente francés François Hollande para hablar, entre otras cosas, de seguridad nuclear. La reunión estaba prevista antes del incidente de la central.


Ver más grande

La central de Sellafield, en la costa de Cumbria (Reino Unido).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >