Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos piden que no abran nuevas facultades de Medicina

España es el segundo país grande con más titulaciones por habitante, entre públicas y privadas

Los facultativos alertan del exceso de estudiantes de esta carrera, lo que devalúa la enseñanza

Hay demasiadas facultades de Medicina, y aún está previsto que abran siete más, lo que, para el Foro de la Profesión Médica, que agrupa a las organizaciones más representativas del sector (colegios, decanos, estudiantes...), equivale a un exceso de titulados que el sistema no puede absorber. El desajuste entre la oferta de plazas MIR (la formación especializada necesaria para ejercer en España) y los titulados que cada años salen de las facultades de Medicina es ya de 1.000 médicos. Mientras tanto, el paro entre los facultativos aumenta y, con él, la emigración por motivos laborales. 

"España es el segundo país de más de 20 millones de habitantes con más facultades de Medicina por habitante, y si abren las siete que ahora está previstas, seremos el número uno", ha afirmado hoy Ricardo Rigual, presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina. "En apenas ocho años hemos pasado de 28 facultades a 40, y de 3.450 estudiantes que acceden a los estudios a 7.000", ha añadido durante una rueda de prensa. Tanto los colegios de médicos como los estudiantes, los decanos, los sindicatos y las sociedades científicas están de acuerdo: el descontrol absoluto que ha reinado en la apertura de nuevas facultades tiene que acabarse.

Las siete nuevas facultades previstas son Campus Mare Nostrum (Murcia) y Universidad Católica San Antonio (Alicante), ambas privadas; una concertada en Vic (Barcelona) y cuatro públicas, tres en Andalucía (Almería, Jaén y Huelva) y otra en Baleares. Los médicos han insistido esta mañana en que están saliendo de las facultades 7.000 médicos, pero solo hay 6.000 plazas MIR. "Ajustar esos dos números es imprescindible", ha asegurado el presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Francisco Miralles, que ha apuntado a otro inconveniente: el dinero que se invierte en formar a un facultativo que acaba trabajando fuera de España. "Formar a un médico cuesta entre 200.000 y 250.000 euros, según unos cálculos que hicimos hace unos años", ha explicado.