Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La piel del leopardo escupe lava

Un mural de Çatalhöyük es reinterpretado como la erupción de un volcán en el neolítico

Pintura mural de Çatalhöyük, un asentamiento neolítico en Turquía Ampliar foto
Pintura mural de Çatalhöyük, un asentamiento neolítico en Turquía

Una pintura mural de Çatalhöyük, un asentamiento neolítico de la península de Anatolia, y uno de los conjuntos urbanos mayores y mejor preservados de ese periodo, parece reflejar una brutal erupción del volcán Hasan Dagi ocurrida hace 8.600 años. Las dataciones de la erupción y las del mural coinciden, según publica este jueves Axel Schmitt, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y sus colegas en la revista PLoS. Hasta ahora se pensaba que el mural representaba la piel de un leopardo, y que el volcán llevaba eones inactivo.

Çatalhöyük es uno de los principales asentamientos neolíticos de Oriente Próximo, situado en la región central de la actual Turquía, cerca de la ciudad de Konya. El arqueólogo británico James Mellaart mostró en los años sesenta que el centro de Anatolia albergó a una cultura avanzada en los albores del neolítico, la era que presenció los orígenes de la agricultura, las primeras ciudades y la civilización moderna.

Los primeros edificios de Çatalhöyük se construyeron hace casi 9.000 años con ladrillos de barro cocido; sus habitantes vivían del pastoreo y el cultivo de cereales y semillas productoras de aceite; las casas eran rectangulares y se accedía a ellas desde el techo, bajando por una escalerita de madera; tenían horno y chimenea, y algunas comodidades para sentarse, trabajar y dormir. El origen de la vida moderna, ¿no es cierto?

La revolución neolítica fue también la que permitió la división del trabajo y originó así la especialización. En justa correspondencia, la ciudad de Çatalhöyük tenía incluso un “barrio religioso”, y es allí donde han aparecido unas pinturas murales de notables dimensiones. Los estudiosos llevan cuatro décadas interesados por las conexiones de este arte mural neolítico con sus supuestos precedentes, las pinturas rupestres del paleolítico.

Schmitt y sus colegas interpretan su hallazgo como “el mapa más antiguo conocido”. Creen que el mural, datado en 8.600 años atrás, representa “una erupción explosiva del doble volcán Hasan Dagi”, situado 130 kilómetros al noreste de Çatalhöyük, y también un mapa a vista de pájaro de un pueblo. Esta idea no es enteramente nueva, pero hasta ahora había sido recibida con general escepticismo, debido sobre todo a que no había ninguna evidencia de una erupción del Hasan Dagi en esa época. Esa es justo la evidencia que aportan los geólogos ahora.

“Las líneas de evidencia geológicas y geocronológicas”, concluyen Schmitt y sus colegas, “apoyan la interpretación de que los residentes de Çatalhöyük representaron artísticamente una erupción explosiva del volcán Hasan Dagi”. Los autores advierten también, de forma poco tranquilizadora, que sus datos implican que el Hasan Dagi sigue siendo un riesgo para las poblaciones turcas cercanas. Ojalá se equivoquen y el mural represente la piel de un leopardo.