Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tepco inicia en Fukushima la operación más delicada desde el inicio de la crisis

La operadora de la central ha empezado el proceso de extracción de las barras de combustible de la piscina del reactor 4

Este lunes, más de dos años y medio después de que un terremoto y tsunami masivo destruyeran la planta de energía nuclear Fukushima, Tepco, la operadora de la central, ha empezado el proceso de extracción de las barras de combustible de la piscina de uno de los reactores de la planta, un primer paso en su desmantelamiento que podría desencadenar otra crisis si se comenten errores.

El proceso de eliminación, que trasladará más de 1.500 ensamblajes llenos de combustible gastado y nuevo de una piscina de almacenamiento en lo alto del reactor número 4 a una piscina común utilizada por los seis reactores de la planta, ha sido objeto de preocupación a nivel mundial, al poner a prueba a Tepco y su capacidad de enfrentarse a la situación. Si las barras se rompieran o sobrecalentaran, podrían provocar una reacción nuclear en cadena autosostenida similar a las colisiones de los tres reactores de Fukushima tras el terremoto de marzo de 2011.

La operación, que se espera que tarde más de un año en completarse, es el primer paso de Tepco para el desmantelamiento de la planta paralizada y forma parte de un proceso de limpieza de 30 a 40 años de uno de los peores accidentes nucleares de la historia. Tepco parece llevarlo con calma. “Tenemos previsto empezar el proceso de desmantelamiento a las tres de la tarde y trabajar hasta las siete,” dijo el portavoz de Tepco Tsuyoshi Numajiri.

Cada unidad de ensamblaje de 250 kilos contiene entre 60 y 74 de las barras de revestidas metal llenas de pastillas de combustible que potencian los reactores nucleares. Las unidades se guardan en una piscina de agua fría para prevenir la exposición al aire, lo que podría provocar el calentamiento del material radiactivo y el desencadenamiento de una reacción nuclear sostenida.

A las 3.18 de la tarde (hora local), Tepco empezó a levantar unidades de ensamblaje de combustible con una grúa y a meterlas en un recipiente, estando todavía rodeadas del agua de la piscina de almacenamiento. El recipiente puede almacenar hasta 22 unidades y pesa alrededor de 91 toneladas. Una vez lleno, se sellará, se levantará de la piscina y se colocará en un camión, que lo llevará a la piscina común, a unos 100 metros de distancia. Ahí, los ensamblajes serán retirados del recipiente, dentro del agua .

Tepco dijo que la empresa cuenta con 36 trabajadores en seis equipos que trabajan turnos de dos horas solo para meter las unidades de ensamblaje en el recipiente. Rellenar un contenedor tardará alrededor de dos días. La operadora dice que toda la secuencia probablemente durará alrededor de una semana. Dos contenedores se utilizarán por turnos, según Tepco.

El éxito de la descarga del combustible gastado del reactor número cuatro aliviará a muchos analistas de Fukushima. El frágil estado del reactor y su piscina de combustible gastado, que está a 130 metros sobre el suelo, ha llevado a algunos expertos a advertir de que un terremoto similar podría dañar el depósito y dejar las barras de combustible peligrosamente expuestas. El reactor número cuatro ya evitó una crisis, a pesar de que sufrió daños por una explosión de hidrógeno. Tepco ha intentado fortalecer la estructura del edificio del reactor .

Otros han expresado preocupación sobre la posibilidad de que los recipientes utilizados para mover el combustible pudieran caerse y romperse. El director de la planta Akira Ono, sin embargo, dijo el pasado 7 de noviembre que Tepco está familiarizado con las medidas de seguridad y el proceso de eliminación y que cree que no es un peligro.

La Autoridad de Regulación Nuclear japonesa ha asignado a un inspector para supervisar el proceso, a parte de su personal existente en la planta, y está fortaleciendo la video vigilancia del lugar de la extracción, dijo la agencia en un comunicado el pasado viernes.

"Este es un proceso importante que es una parte inevitable del proceso de desmantelamiento, pero incluye trabajo que podría suponer un gran riesgo", dijo el Centro de Información Nuclear de los Ciudadanos, un think tank de energía independiente, en un comunicado. El centro pidió trabajo exhaustivo y transparencia en el proceso.

Desde que después del terremoto de marzo de 2011 inundaron y paralizaron la planta, Tepco se ha enfrentado a numerosos problemas, incluyendo recientes revelaciones de que los contenedores de almacenamiento de agua contaminada han sufrido fugas y que algunos de los materiales radiactivos están filtrándose al océano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >