Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conservadores bloquean un informe sobre salud sexual en la Eurocámara

El documento pide a los Estados miembros que implanten en las escuelas la educación sexual obligatoria. Solicita que se garanticen anticonceptivos asequibles y el aborto seguro

Los eurodiputados conservadores han bloqueado esta mañana la votación de un informe sobre derechos sexuales y reproductivos en el Parlamento Europeo. El documento, que debía recibir hoy el visto bueno del pleno de la Eurocámara, urgía a los países a implantar programas de educación sexual obligatorios en colegios e institutos, a garantizar la disponibilidad de anticonceptivos baratos o gratuitos, a no criminalizar el aborto o a evitar que se discrimine a mujeres solas o lesbianas en el acceso a los tratamientos de fertilidad. Sin embargo, el texto no se ha votado. Tras las reticencias al documento de parlamentarios liberaldemócratas (ALDE), populares (PPE) y conservadores reformistas (ECR), este se ha devuelto a la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de la Eurocámara para ser retocado.

El informe, elaborado por la socialista portuguesa Edite Estrela, había sido objeto de polémica durante las últimas semanas entre los grupos políticos y los lobbies más conservadores, que consideran que la introducción de contenidos obligatorios de educación sexual en las escuelas significa conceder a los estados la potestad de la educación en esa materia, en lugar de a los padres. Un argumento muy similar al que han manejado en España decenas de familias objetoras a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. También se oponían al contenido del informe que hace referencia al aborto seguro y la objeción de conciencia.

“Hay una campaña en toda Europa de los sectores más conservadores para frenar la legislación más progresista. Hay quienes quieren incluso que las leyes actuales en materia de salud sexual y reproductiva retrocedan 30 años, como ocurre en España con el derecho al aborto”, critica Estrela por teléfono desde Estrasburgo, donde se iba a votar el informe, haciendo referencia a la modificación de la ley del aborto anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. El documento elaborado por Estrela solicita también a los Estados miembro que garantizasen a sus ciudadanas el acceso a un aborto seguro o que, si en sus países está prohibido, que se abstengan de evitar que las mujeres viajen a otros Estados para someterse a las intervenciones.

El documento de la socialista portuguesa documenta también que ni siquiera en todos los países donde la interrupción voluntaria del embarazo está permitida es sencillo acceder a ella. El panorama que dibuja es desigual entre los 27 países de la UE. En algunos, como Italia, Eslovaquia o Hungría, donde el 70% de los médicos se niegan por razones de conciencia a practicar esta intervención, las mujeres lo tienen muy difícil. "La objeción siempre tiene que ser un derecho individual y no colectivo y no puede suponer la imposibilidad de que una persona pueda acceder a un servicio sanitario", indica Estrela. En su documento reclama también a los países que prohíben o restringen esta práctica hasta hacerla casi inaplicable --como Malta, Polonia o Irlanda-- que no criminalicen a las mujeres que se sometan a ella ni a los médicos que la practiquen.

Reclamaciones criticadas por organizaciones como la Comisión de Episcopados Católicos de la Comunidad Europe a (Comece), que han argumentado que toda competencia relacionada con la interrupción del embarazo o la salud sexual son del Estado y no de la UE.

Además de la solicitud del acceso a un aborto seguro, el documento que debía votarse hoy pide en un gran número de puntos a los países que apliquen más medidas de prevención y de educación para frenar el embarazo adolescente y la transmisión de enfermedades. Solicita a los Estados miembros que garanticen a toda la población métodos y centros de planificación familiar adecuados a sus necesidades, e insiste en que los recortes económicos y la crisis no pueden suponer un lastre para el acceso a los anticonceptivos y otros elementos importantes en materia de salud reproductiva, como las mamografías o las revisiones ginecológicas.

Puntos fundamentales para la diputada socialista española Iratxe García, que ha criticado el veto de los conservadores al informe. “Un grupo retrógrado y conservador ha intentado bloquear esta iniciativa que lucha contra la desigualdad de las mujeres en materia de salud sexual”, denuncia por teléfono. "Es alarmante que se esté rechazando votar un informe que habla de prevención del embarazo adolescentes, de salud sexual y de aborto seguro", añade.

Plaza teme que con el bloqueo y la vuelta del informe a la Comisión de Mujer éste no salga adelante en esta legislatura, que finaliza en abril. Estrela, sin embargo, es más optimista e insiste en que se le dará prioridad. “Tampoco creo que con las enmiendas y modificaciones se toque el fondo, solo la forma”, considera la portuguesa.