Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se inaugura el primer monumento al ateísmo en EE UU

El monolito se ha construido en Florida a pocos metros de otro dedicado a los Diez Mandamientos

La asociación American Atheists inauguran su monumento en Florida.
La asociación American Atheists inauguran su monumento en Florida.

El pasado sábado, día 29 de junio, y a eso del mediodía se inauguró el primer monumento público al ateísmo en Estados Unidos. A raíz de una demanda y, tras más de un año de controversia, los responsables del evento American Atheists lo han instalado en la ciudad de Starke, en el Condado de Bradford (Florida) y está situado a pocos metros de otro dedicado a los Diez Mandamientos.

La construcción, y posterior estreno del mismo, levantó ampollas entre los 5.000 habitantes que conforman el pequeño municipio, una localidad considerada fuertemente cristiana. Aunque la mayor parte de las críticas provinieron de los propios ateos, que censuraron el valor icónico del monumento y "que, con él, se ponen al mismo nivel que los cristianos". El 20% de los estadounidenses no se identifica con ninguna religión, de acuerdo con un estudio de la consultora Pew, de 2012.

"No queremos provocar a grupos cristianos ni a nadie. Sólo tratamos de ejercer nuestro derecho bajo la Primera Enmienda (de la Constitución), que reconoce la libertad de expresión”, señaló recientemente a la agencia Efe Dave Muscato, director de comunicaciones de American Atheists, responsable de la instalación.

El monolito, de granito gris, pesa más de 650 kilos y mide 1,5 metros de altura; ha sido construido por trabajadores locales y tiene grabadas diversas citas seculares de los padres de la Nación, como Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, y John Adams, entre otros, así como una declaración de la fundadora de la anteriormente citada organización con 50 años de historia, Madalyn Murray. En una de ellas se dice: "Un ateo cree que se debería construir un hospital en lugar de una iglesia".

A pesar de que los ateos no son muy amigos de los monumentos debido a su simbolismo religioso, los 4.000 miembros de American Atheists decidieron, después de perder un juicio el pasado mes de marzo en el que solicitaban a un grupo local cristiano quitar el suyo a los Diez Mandamientos, localizarlo en el mismo sitio en que está éste. American Atheists denunció al condado de Bradford por violar la Primera Enmienda de la Constitución de EE UU que, además de defender la libertad de expresión, reitera la obligación de separar la Iglesia y el Estado.

"No es que queramos poner un monumento, es que sentimos que tenemos que hacerlo", dijo el presidente de la asociación, David Silverman, en un comunicado tras el juicio. "Si ellos -los cristianos- van a tener sus creencias religiosas en un sitio público, nosotros vamos a hacer lo propio les guste o no", añadió.

Este nuevo requerimiento por parte de los ateos provocó un debate en la pequeña población que terminó con el consenso para que ambos monumentos estuvieran levantados. Los dos están situados a pocos metros, en una plaza denominada "Área de Libre Expresión", dónde a los ciudadanos les está permitido acudir y dar discursos sobre sus diferentes creencias. Y así ha sido pocos meses después.

"Este el primer paso para colocar unos 50 más en toda la geografía de EE UU", concluyeron desde American Atheists.