Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia reclutará a 10.000 licenciados en paro para reforzar la secundaria

Los nuevos contratos se suman a los 60.000 puestos aprobados por la reforma Peillon

Los titulados ayudarán en informática, nuevas tecnologías y valores ciudadanos

La principal promesa electoral de François Hollande, reformar y potenciar la educación nacional, va a ir finalmente más lejos de lo previsto. El ministro de Educación, Vincent Peillon, anunció este miércoles que su departamento contratará a 10.000 licenciados en paro para reforzar los centros más conflictivos de secundaria, una cifra que se añade a los 60.000 puestos de educadores nuevos previstos para los próximos cuatro años por la nueva ley de Educación, que fue definitivamente aprobada este martes por el Parlamento.

Peillon señaló que los 10.000 puestos suplementarios servirán para reforzar y dar “más serenidad y seguridad” a los colegios y liceos de las zonas más desfavorecidas. Los contratos serán firmados en septiembre, tendrán una duración de un año renovable, serán a tiempo parcial, y se dirigirán a los licenciados que ahora están sin empleo, indicó el ministro. “La idea es que la educación nacional sea un gran hogar, y que los jóvenes encuentren en ella una perspectiva y una vía de formación”.

El número de los interinos de apoyo para la educación secundaria ha disminuido mucho en los últimos años, y sumaba solo 4.500 plazas a fines de 2012, dijo Peillon, que especificó que los nuevos contratados ayudarán a los profesores titulares en sus clases y en la orientación de los alumnos, se ocuparán de las actividades de informática y nuevas tecnologías, y en general “contribuirán a mejorar el clima de la escuela para socializar a los alumnos e inculcarles los valores de la vida en común”.

El ministerio precisó en una nota que los interinos podrán realizar otras misiones, como vigilar y acompañar las entradas y salidas escolares, organizar actos culturales, deportivos y artísticos, mediar en los casos de alumnos con problemas de comportamiento.

Peillon, un filósofo que cumple en el ministerio su primera tarea política de peso, ha dirigido con temple la llamada “refundación de la escuela republicana”. El sistema público y laico creado por la Revolución Francesa vive una aguda crisis de resultados y un creciente desequilibrio entre barrios ricos y pobres tras un par de décadas de retoques sugeridos desde Bruselas y adoptados por los sucesivos Gobiernos conservadores.

Los 10.000 refuerzos anunciados el miércoles se suman a otros 10.000 contratos previstos para apoyar a los directores de los centros, y a los 8.000 anunciados para ayudar a los alumnos con discapacidades. Los salarios los pagará en un 75% el ministerio de Trabajo y en un 25% el de Educación. El titular de Trabajo, Michel Sapin, prometió en junio 92.000 contratos subvencionados para jóvenes sin empleo, y casi un tercio de ellos serán para Educación.

El grueso de las incorporaciones a la escuela pública, en todo caso, son los 60.000 puestos de funcionarios fijos prometidos por Hollande durante la campaña, aprobados en la nueva ley y que echarán a andar al inicio del nuevo curso. De estos, 27.000 puestos se dedicarán para formación de los profesores, 3.000 para escolarizar a los menores de tres años, y 4.000 para mejorar la equidad territorial.

Más información