Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos adolescentes se suicidan en China por no haber hecho los deberes

Las muertes evidencian la enorme presión que sufren los estudiantes en el gigante asiático en el colegio

Dos adolescentes se han suicidado este viernes en el este de China por no haber logrado acabar sus deberes, según publican medios oficiales. Las muertes evidencian la enorme presión que sufren los estudiantes en el gigante asiático en el colegio.

En un sistema altamente competitivo que enfatiza el aprendizaje de memoria y los exámenes, los estudiantes chinos pasan 8,6 horas de media en clase cada día y pasan varias más en casa completando los deberes.

Los dos adolescentes que se han suicidado eran de la ciudad de Nanjing, la capital de la provincia de Jiangsu. El primero, un niño de 13 años, se ha levantado a las cuatro de la madrugada para acabar los encargos de la escuela y ha sido encontrado ahorcado en las escaleras de su casa dos horas después. "En una nota, el niño decía que quería a sus padres, que lo sentía por ellos y que esperaba que pudieran llevar lirios, su flor favorita, a su tumba", según el periódico China Daily.

El segundo, un joven de 15 años, ha saltado por la ventana de su casa, según el mismo diario.

China ha conseguido extender la educación pública en todo el país a una velocidad insólita y, según Naciones Unidas, la alfabetización juvenil llega al 99%, pero muchos padres se quejan de la insistencia con el sistema de memorización, la exigencia de los exámenes y la rigidez del modelo educativo.

Algunos alumnos pasan hasta 12 horas en la escuela cada día, según un estudio realizado en 2007 por el Centro de Investigación de la Juventud China. Tras estas largas jornadas, les esperan varias horas de deberes en casa.

"La puntuación de los exámenes es todavía un elemento clave de la evaluación, incluso el único, para que un alumno sea admitido en la universidad", explica Xiong Bingqi, director del Instituto de Investigación de la Educación 21st Century de Pekín. "Sin embargo, es habitual que los profesores encarguen grandes cantidades de deberes".