Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: “No es prioritario perseguir la marihuana”

El presidente de EE UU se pronuncia por primera vez sobre las leyes de Washington y Colorado que han despenalizado la posesión de cannabis

Activistas a favor de la legalización de la marihuana se concentran en una 'fumada' en Washington.
Activistas a favor de la legalización de la marihuana se concentran en una 'fumada' en Washington. AFP

“No tendría sentido que consideráramos prioritario perseguir a los usuarios de marihuana para fines recreativos de aquellos Estados que han decidido que su posesión es legal”. Con estas palabras, pronunciadas durante una entrevista de televisión a la cadena ABC, el presidente de Estados Unidos ha delimitado cuál será la posición que adopte su Administración ante las leyes de Washington y Colorado que despenalizan la tenencia de 28 gramos de esa planta.

Es la primera vez que Barack Obama se pronuncia sobre la legalización de la posesión de la marihuana que los Estados de Washington y Colorado aprobaron respectivamente el 6 y el 10 de diciembre pasado. Hasta el momento los legisladores de ambos territorios únicamente habían recibido varios comunicados del Departamento de Justicia advirtiéndoles de que la legislación federal que considera la marihuana una sustancia ilegal y que prohibe su tenencia, venta o producción, seguía vigente. La indefinición de la Administración preocupaba a los responsables de esos Estados que en las últimas semanas habían demandado una reacción oficial concreta para saber a qué atenerse a la hora de desarrollar la parte de la norma que regulará el cultivo, la licencia de distribución y la tributación sobre el producto.

Obama ha asegurado que no es partidario “de momento” de una legalización absoluta de la marihuana, pero sí se ha mostrado partidario de tratar de conciliar la legislación federal con las de Colorado y Washington. “Necesitaremos tener un debate sobre como armonizar una ley central que dice que la marihuana es un delito federal y otra estatal que la considera legal”.

La decisión de Obama de no perseguir los delitos de posesión de cannabis es similar a la que ya adoptada por su Administración en aquellos Estados -18, además del Distrito de Columbia- que han legalizado la marihuana medicinal. “En los últimos años los agentes federales únicamente han realizado detenciones en grandes establecimientos de venta de marihuana que sospechaban que eran tapaderas de contrabando ilícito de hachís”, explica Daniel Robelo de Drug Policy Alliance.

El presidente ha asegurado que ha mantenido conversaciones con el Fiscal General del Estado, Eric Holder, para consultarle los aspectos legales en conflicto. Holder aseguró este miércoles que su oficina estará atenta a las consecuencias que de la legalización puedan derivarse en el consumo de droga en los menores. El relativo silencio que el jefe del Departamento de Justicia ha mantenido en relación con los casos de Washington y Colorado contrasta con la férrea oposición que sostuvo hace dos años cuando California se dispuso a votar un referéndum similar. El cambio de actitud de Holder es paralelo al de la opinión pública en EE UU. Las últimas encuestas publicadas por Gallup y la Universidad Quinnipac concluyen que más del 50% de los estadounidenses están a favor de la despenalización absoluta de la marihuana.

“Quiero disuadir a la gente de que tome drogas”

Durante la entrevista, Barack Obama no ha eludido su pasado en el que, tal y como él mismo reconoció en su libro de memorias, Sueños de mi padre, fumaba habitualmente marihuana con sus compañeros de colegio, con los que formó el “club de la desafección”.

“Hay muchísimas cosas que hice cuando era un crío de las que me arrepiento”, ha dicho el presidente. “Yo creo que un abuso generalizado de las drogas no es bueno para nuestros hijos ni para nuestra sociedad. Quiero disuadir a los ciudadanos de que tomen drogas”, ha asegurado.

Más información