Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China levanta la moratoria para la construcción de centrales nucleares

El Gobierno chino asegura que limitará el número de nuevas plantas

El Gobierno chino ha levantado la prohibición de construir nuevas centrales nucleares impuesta tras la catástrofe de la planta de Fukushima el año pasado en Japón, pero ha asegurado que restringirá los nuevos permisos a “un pequeño número” antes de 2015 y solo las permitirá en las regiones costeras. Así lo ha anunciado el Consejo de Estado tras una reunión celebrada este miércoles, en la que también revisó a la baja los objetivos de capacidad atómica de la segunda economía del mundo.

Pekín suspendió las autorizaciones de nuevos proyectos en marzo de 2011, tras el desastre desencadenado en la central de Fukushima por el terremoto y el tsunami que asolaron la costa noreste de Japón el 11 de aquel mes.

China tiene 15 reactores comerciales en funcionamiento, y albergaba planes muy ambiciosos para expandir su industria nuclear, a pesar de las inquietudes que planteaban la fiabilidad de sus reactores de segunda generación y la falta de normativas, inspecciones de seguridad y formación de su personal.

Según el libro blanco del sector publicado por el Consejo de Estado, el objetivo de capacidad nuclear instalada para 2015 ha sido reducido de 50 a 40 gigavatios, informa France Presse. A finales de septiembre, la capacidad instalada era de 12,57 gigavatios, en sus 15 reactores. Tiene otros 26 en construcción, que añadirán 30 gigavatios. La energía atómica representa actualmente el 1,8% del total.

De acuerdo con el comunicado hecho público por el Gobierno, China solo empleará “los más altos requisitos de seguridad globales” cuando construya nuevos reactores, lo que significa tecnología de la llamada tercera generación. “Durante el periodo del duodécimo plan quinquenal (2011-2015) será aprobada una pequeña cantidad de instalaciones nucleares en la costa, ninguna estará en el interior”, señala.

El libro blanco destaca que el país asiático no ha sufrido nunca un accidente nuclear grave, y que, tras lo ocurrido en Fukushima, las autoridades han llevado a cabo “inspecciones exhaustivas.., que mostraron que la seguridad nuclear está garantizada en China”.

Sin embargo, el Ministerio de Protección Ambiental ha asegurado en un informe este mes que la situación de la seguridad nuclear en el país “no es optimista”, y que la utilización de diferentes tipos de reactores –una práctica que China ha utilizado, entre otras razones, para evitar la dependencia de un solo fabricante- hace “difícil de gestionar el sector”.

La prohibición de construir centrales en el interior del país implicará probablemente la paralización de tres proyectos: la planta de Pengze, en la provincia de Jiangxi; Dafan, en Hubei, y Taohuajiang, en Hunan, según la prensa local.

China afirma que prevé obtener el 30% de la electricidad que necesita de la energía nuclear, solar, eólica y otras renovables para 2015. Confía en la atómica como una de las alternativas para reducir su dependencia del petróleo y las emisiones provocadas por las centrales térmicas de carbón. Japón tiene previsto prescindir de la energía nuclear para 2040.