Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanción ejemplar a la universidad de Penn State por encubrir abusos

Las medidas hieren de muerte uno de los programas de fútbol americano universitario de mayor éxito en EE UU

El presidente de la NCAA durante el anuncio de las sanciones a la Universidad de Pensilvania.
El presidente de la NCAA durante el anuncio de las sanciones a la Universidad de Pensilvania. AFP

La Asociación Nacional de Deportes Universitarios de Estados Unidos (NCAA) ha impuesto una sanción sin precedentes a la universidad Estatal de Pensilvania, conocida como universidad de Penn State, como consecuencia de su implicación en el encubrimiento de los abusos sexuales a 10 menores cometidos en los últimos 14 años por el entrenador auxiliar de su equipo de fútbol americano, Jerry Sandusky. Aunque el centro ha evitado la suspensión de su programa de fútbol, uno de los de mayor éxito del circuito universitario del país, la dureza de las medidas impuestas -que incluyen la revocación de los títulos obtenidos entre 1998 y 2011, la prohibición de participar en la liguilla final de la competición nacional universitaria, el pago de una multa de 60 millones de dólares (unos 49 millones de euros) y la reducción del número de becas a los jugadores, de 25 a 15-, lo dejan herido de muerte.

La sanción de la NCAA es la última de las reacciones al escándalo de abusos sexuales originado alrededor de Sandusky, quien el pasado mes de junio fue declarado culpable de haber obligado a mantener relaciones a 10 menores durante los últimos 15 años. Sandusky, de 68 años, está a la espera de conocer la sentencia, que podría condenarlo a 373 años de prisión.

Hace una semana, el antiguo director del FBI Louis Freeh hizo público el resultado de la investigación sobre los abusos, en el que se concluía que el fallecido entrenador del equipo de fútbol americano, Joe Paterno, y otros altos cargos de la universidad habían silenciado los casos para evitar las consecuencias que la mala publicidad tendría para la el centro. Tras conocerse el informe, la NCAA advirtió de que aceleraría los trámites para imponer las medidas correspondientes. El castigo se ha dado a conocer un día después de que se retirara de la universidad la estatua de Paterno, uno de los preparadores más laureados del fútbol americano universitario, que fue expulsado el año pasado, cuando estalló el escándalo.

Las sanciones incluyen la revocación de los títulos obtenidos entre 1998 y 2011, la prohibición de participar en la liguilla final de la competición nacional universitaria, el pago de una multa de 60 millones de dólares y la reducción del número de becas a los jugadores

“El fútbol nunca volverá a ponerse por encima de otros valores como la educación y la protección de nuestros jóvenes”, explicó Mark Emmet, presidente de la NCAA, en la rueda de prensa que ofreció el lunes por la mañana para anunciar las sanciones. Emmet ha lamentado que la filosofía de la universidad de Penn State durante los últimos 14 años haya hecho prevalecer “la victoria y la heroicidad deportiva sobre la integridad, la honestidad y la responsabilidad”.

El fútbol universitario es uno de los deportes que más dividendos genera a las universidades de Estados Unidos gracias a los ingresos procedentes de los contratos televisivos y de la venta de entradas. El programa de la universidad de Penn State está considerado como el tercero más valioso de todas las facultades estadounidenses por la revista Forbes. La universidad Estatal de Pensilvania es una de las que más número de deportistas consigue colocar en la Liga de Fútbol Americano Profesional (NFL) del país.

Jerry Sandusky, acusado de abusar sexualmente de 10 estudiantes de la Universidad de Pensilvania
Jerry Sandusky, acusado de abusar sexualmente de 10 estudiantes de la Universidad de Pensilvania AFP

El hecho de que la NCAA reduzca el número de becas destinadas a los jugadores de fútbol de la universidad Estatal de Pensilvania y que permita que estos puedan irse a otras universidades, ante la perspectiva de no poder disputar el torneo por el título nacional -uno de los principales alicientes para esos deportistas-, supone un importante revés para su programa de fútbol. Los expertos ya han vaticinado que harán falta más de 10 años para que el equipo del centro vuelva a estar en la élite universitaria.

La retirada de los títulos de los últimos 14 años -los transcurridos desde que se tiene constancia del primer caso de abuso sexual por parte de Sandusky, en 1998, hasta que este fue expulsado de la universidad el año pasado- implican también la bajada en el escalafón de los mejores entrenadores de la historia del fútbol americano universitario de Paterno. Los 60 millones de dólares de multa serán destinados a programas para la protección de menores, ha indicado la NCAA.