Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plaga de algas obliga a bajar la potencia de la nuclear de Ascó

La nuclear teme que la avalancha de plantas reduzca la refrigeración desde el Ebro

La central nuclear de Ascó.
La central nuclear de Ascó.

La central nuclear de Ascó I (Tarragona) ha reducido su potencia de forma no programada en más de un 20% debido a la "avalancha de algas en el canal de refrigeración de la central" por la crecida del Ebro provocada por Endesa para garantizar la navegabilidad del río, según ha informado el Consejo de Seguridad Nuclear. 

La nuclear utiliza el caudal del Ebro para refrigerarse pero al "entrar las algas en el canal, se podría taponar parcialmente el sistema de agua de circulación que refrigera el condensador del vapor de turbinas". Ante esa posibilidad, la central ha decidido disminuir manualmente la potencia del reactor "para prevenir posibles transitorios ocasionados por la menor refrigeración".

El suceso ha sido calificado como nivel 0, el menor posible, sin riesgo para los trabajadores, la población o el medio ambiente.

Según Red Eléctrica de España, la potencia nuclear en funcionamiento a las 10.30 era de 4.384 megavatios, y 50 minutos después era de 3.840, por la caída de Ascó.

En 2006, la ola de calor obligó a paralizar la nuclear de Garoña (Burgos) porque el agua del Ebro con la que se refrigera estaba demasiado caliente.