Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nave Dragón esta ya atracada en la Estación Espacial Internacional

Los astronautas de la base han agarrado con el brazo robótico el vehículo de carga para atracarlo en el complejo orbital

La nave Dragón sujeta por el brazo articulado de la Estación Espacial Internacional.
La nave Dragón sujeta por el brazo articulado de la Estación Espacial Internacional.

La nave automática de carga Dragón, una cápsula de 3,7 metros de diámetro desarrollada y construida por la empresa SpaceX, está ya atracada en la Estación Espacial Internacional (ISS). Es el primer vehículo privado que llega a la base orbital. A las 15.56, hora peninsular, los astronautas de la ISS, sobrevolando el noroeste de Australia en ese momento, han agarrado la cápsula con el brazo robótico Canadarm2, una especie de grúa articulada exterior de 17 metros de fabricación canadiense, que se maneja desde el interior del complejo espacial. Han realizado las operaciones los astronautas estadounidenses Donald Pettit y Joe Acaba, unto con el europeo André Kuipers.Petit ha realizado la captura de la nave, Kuipers la ha desplazado hasta el punto de atraque y Acaba se ha ocupado de fijarla.

Desde la sala de control de SpaceX, en Hawthorne (California), un aplauso de los operadores ha celebrado el momento. Tras la captura han pasado dos horas hasta que, a las 17.52, los astronautas han desplazado la Dragon, siempre con el brazo articulado, hasta atracarla en el módulo Harmony, donde ha quedado enganchada. Hasta mañana no se abrirá la escotilla del vehículo que lleva, en este vuelo aún de ensayo, media tonelada de suministros.

"Hoy se cumple otro paso crítico en el futuro de los vuelos espaciales estadounidenses", ha declarado Charles Bolden, director de la NASA. "Ahora que una empresa estadounidense ha demostrado su capacidad de reabastecer la estación espacial, se abre una nueva frontera para las oportunidades comerciales en el espacio, así como nuevas oportunidades de crear puestos de trabajo aquí en los Estados Unidos. Al derivar el transporte a la estación espacial hacia el sector privado, la NASA se libera para llevar adelante el duro trabajo de enviar astronautas más lejos en el Sistema Solar de lo que hayan llegado nunca".

La maniobra recibió luz verde tras la operación, realizada ayer, en la que la Dragon rodeó la ISS y se acercó hasta 2,5 kilómetros en una fase de la prueba. Una vez analizados todos los datos y comprobado el buen funcionamiento de todos los sistemas, Space X recibió el visto bueno de la NASA para proceder al atraque del vehículo hoy.

La Dragón se ha acercado esta mañana hasta 30 metros de la ISS y ha recibido autorización para aproximarse más sobrepasando ese límite de seguridad de la base. La maniobra se ha detenido antes, cuando la cápsula tenía que ir desde los 70 metros de distancia a los 30, debido a que un sensor de navegación ha resultado afectado por los reflejos de un equipo externo del módulo japonés Kibo, según informó la NASA. Toda la operación ha sido transmitida por la NASA en directo, desde la ISS, por Internet. La ISS está a casi 400 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre y da una vuelta completa al planeta, a 28.000 kilómetros por hora, cada noventa minutos.

El calendario restante de la misión, tras la apertura de la escotilla, planeada para mañana, indica que la nueva nave permanecerá unos días atracada en la estación y los astronautas sacarán la carga. Meterán luego dentro unos 700 kilos de equipos que ya no se necesitan en la base orbital y volverán a cerrar la escotilla el próximo 30 de mayo. Al día siguiente, de nuevo con el Canadarm, retirarán la Dragón del Harmony y la nave iniciará el regreso a la Tierra, según informa la NASA. En cuatro horas dejará de estar en órbita e iniciará la reentrada en la atmósfera regreso. Debe caer en el océano Pacífico unos 400 kilómetros al oeste de California.

La Dragón es muy diferente –y mucho más pequeña- que los cargueros ATV de la Agencia Europea del Espacio (ESA) , que llevan 10 toneladas de suministros y combustible a la ISS y que atracan automáticamente, con sus propios sistemas de navegación y aproximación, sin necesidad del brazo robótico que la sujete.

En la nueva estrategia de la NASA de comprar al sector privado los servicios de transporte a la ISS, Space X, si todo sale bien en estas últimas pruebas, proporcionará a la agencia espacial una docena de cápsulas Dragón cn un contrato de 1.600 millones de dólares. Otras empresas estadounidenses están también trabajando en vehículos capaces de ir a la base orbital.

Más información