Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

País Vasco y La Rioja vinculan la paz sanitaria al futuro fondo de compensación

El acuerdo se ha firmado entre los responsables sanitarios de ambas autonomías

El pacto garantizará la atención en La Rioja de los vecinos de 12 municipios alaveses

Los pacientes riojanos tendrán a su disposición 21 especialidades en el País Vasco

Los consejeros de Sanidad de La Rioja, José Ignacio Nieto (i), y País Vasco, Rafael Bengoa (d), se saludan tras la firma del acuerdo.
Los consejeros de Sanidad de La Rioja, José Ignacio Nieto (i), y País Vasco, Rafael Bengoa (d), se saludan tras la firma del acuerdo.

País Vasco y La Rioja han zanjado este viernes el conflicto sanitario que estalló en septiembre del año pasado cuando el Gobierno riojano ordenó que se dejara de prestar atención especializada a los pacientes de La Rioja Alavesa, que tradicionalmente acudían al hospital San Pedro de Logroño. Y lo han hecho vinculando el acuerdo que han alcanzado ambas comunidades autónomas al futuro fondo de compensación económica anunciado el martes pasado por el Gobierno, destinado a cubrir el coste que le supone a las regiones atender a pacientes de otras autonomías.

El consejero de Sanidad de La Rioja, José Ignacio Nieto, y del País Vasco, Rafael Bengoa, han firmado un acuerdo de un año de duración que permitirá a los vecinos alaveses de 12 poblaciones limítrofes a La Rioja acceder al hospital de Logroño. A cambio, los riojanos podrán tratarse en el País Vasco de 21 actividades asistenciales y técnicas que no se prestan en su región, como cirugía de la obesidad, maxilofacial o pediátrica compleja.

Esta era, básicamente, la prestación de servicios que existía antes de que surgiera el conflicto. La novedad consiste en que el reciente pacto establece que las derivaciones de pacientes se tramitarán a través del futuro fondo de garantía asistencial cuya creación planteó hace tres días la ministra de Sanidad, Ana Mato. Este instrumento está destinado a evitar problemas como el surgido entre estas dos autonomías, o como el que se planteó por el mismo motivo entre Cataluña y Aragón.

El acuerdo asegura la atención en Logroño de los vecinos de 12 municipios alaveses

"Los servicios prestados de forma habitual a ciudadanos de comunidades autónomas distintas de las de residencia (...) deben ser evaluados y compensados dentro de los criterios que se marcarán en el nuevo fondo de garantía asistencia", recoge el documento firmado por los responsables sanitarios de La Rioja y el País Vasco.

El fondo pretende ser una herramienta de compensación económica, no solo para cubrir los gastos de atención a pacientes que residen en localidades próximas de otras autonomías, sino también los derivados de la asistencia a desplazados que se encuentran temporalmente fuera de casa o de los turistas nacionales. Este último aspecto era una reclamación que han planteado repetidamente las principales regiones turísticas.

Tanto los responsables sanitarios de la Rioja como de Euskadi han indicado que el nuevo marco de relación entre autonomías que supondrá el futuro fondo ha sido decisivo para acabar con el conflicto. El acuerdo tiene una duración de un año, aunque puede ser prorrogado indefinidamente, y reemplaza a los pactos transitorios que permitieron el restablecimiento de la asistencia entre ambas regiones desde diciembre.

Los pacientes de La Rioja podrán recibir asistencia de 21 especialidades en el País Vasco

Apenas han trascendido detalles del futuro fondo de garantía asistencial, que tiene que diseñar Sanidad junto al ministerio de Hacienda y las comunidades autónomas, y que se anunciará oficialmente en la próxima reunión el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, previsto para mediados de abril.

Fuentes del Ministerio de Sanidad apuntan que se tratará de un instrumento escindido del Fondo de Cohesión Sanitaria, que solo sirve para sufragar las derivaciones de pacientes acordadas por las autonomías. En el año 2011, la dotación del Fondo de Cohesión fue de 87,2 millones de euros, una cantidad insuficiente para cubrir la compensación de población limítrofe y desplazados.