Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Combatir estereotipos desde el instituto

Los alumnos de 3º de ESO de un centro de Plasencia participan con varios cortometraje sobre igualdad en un proyecto europeo

Alumnos del instituto Pérez Comendador, de Plansencia, durante el rodaje del corto.
Alumnos del instituto Pérez Comendador, de Plansencia, durante el rodaje del corto.

No es usual que un inspector de educación llame a un instituto para expresar sus felicitaciones. Pero eso, en el Pérez Comendador, de Plasencia (Cáceres), ocurrió el viernes pasado. Había sus razones. Varios alumnos de 15 años se han metido a cortometrajistas, con gran éxito, comandados por su profesor de Lengua Castellana, José Luis Muñoz. Su último trabajo está inspirado por la idea de la igualdad entre hombres y mujeres y trata de romper estereotipos a través del cine: un vistazo a los vídeos grabados indica sin lugar a dudas que lo han conseguido. “Ellos son los actores, los montadores, los que manejan la cámara, redactan el guion, todo, y se lo están pasando en grande”, dice Muñoz. “Están encantados”.

Esta actividad está auspiciada por el proyecto europeo Jóvenes en Acción, que les proporciona viajes de intercambio académico, como el de la semana pasada a Finlandia, para seguir reforzando sus conocimientos en esa materia. “Hemos estado una semana allí, han podido grabar algunos cortos y han recibido nociones de edición, grabación…”, cuenta Muñoz. También se han interesado por el sistema educativo finlandés, entre los mejores del mundo. Han entrevistado a profesores y alumnos y ahora prepararán trabajos sobre ello.

Los vídeos que llevaron a Finlandia son un estudio para deshacer estereotipos. Esa es la razón por la que chicas y chicos han intercambiado los roles que habitualmente se adjudican por razón de sexo, y el resultado es hilarante: obreras de la construcción piropeando hasta el sonrojo a un cabizbajo muchacho que pasa por la calle, por ejemplo. Pero también han intercambiado papeles no intercambiables, porque uno de los estudiantes simula el acalorado momento de un parto.

“Trabajar en esta actividad no solo pretende concienciar acerca de la igualdad y de los estereotipos, sino también despertarles el sentido crítico con el cine y con todo. Porque a veces pareciera que a los chicos se les enseña hoy en día para no pensar, se les están quitando en algunas comunidades asignaturas optativas de cultura audiovisual”, lamenta el profesor. Afortunadamente, no es su caso, por eso el instituto placentino continúa con estas actividades por las que, una mañana cualquiera, reciben inopinadamente, la llamada de un inspector para decir felicidades.