Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El investigador investigado inventó seis estudios en su currículo académico

El científico del CSIC Jesús Ángel Lemus se atribuyó seis estudios inexistentes

Jesús Ángel Lemus, en Segovia en 2007.
Jesús Ángel Lemus, en Segovia en 2007.

El currículo de Jesús Ángel Lemus Loarte que hasta ayer aparecía en la página web del Museo Nacional de Ciencias Naturales, organismo público dependiente del CSIC, incluye una serie de estudios científicos inexistentes. Son publicaciones con nombres del tipo "Distocia y cesárea paradorsal en un caimán de anteojos", pero cuando uno acude al número de la revista Journal of wildlife and zoo medicine en el que debería aparecer lo que se encuentra es “Infección por Mycobacterium asiaticum en un tití de manos doradas (Sanguinus midas)”, realizado por investigadores de la Universidad de Florida.

Andrés Montesinos, veterinario y dueño de la clínica Los Sauces de Madrid, sí se dio cuenta de que los datos no cuadraban. Todo comenzó cuando hace unos dos años le llamó un colega: “Me pidió si tenía un artículo interesante que había firmado Lemus en el Journal of wildlife diseases. Le dije que no me sonaba. Fui a la estantería y en el número que debía estar no había nada. Supe que era inventado”. Montesinos es un veterinario experto en animales exóticos y por eso guarda en su despacho una buena colección de estas publicaciones, muy especializadas. Recalca que Lemus no ha trabajado en su centro.

Según el currículo, en 2006 Lemus, que trabaja en el CSIC con una beca de investigación, supuestamente publicó en el número 24 de la revista Journal of avian medicine and surgery el estudio “Estado de salud de paseriformes invernantes en libertad en un hábitat de montaña”. El problema es que el número 24 de esa revista es de 2010.

La lista, con publicaciones entre 2006 y 2009, es considerable. Allí aparece que publicó en Veterinary record en 2006 “Infección por Butiaxella agrestis en el turón europeo (Mustela putorius)”. Sin embargo, en la página 521 del número 159 de la revista (en la que debería estar) aparece “Produccion de ovejas enanas prolíficas a través de transferencia de embriones en ovejas de raza grande no prolíficas”, de investigadores de Rajasthan (India).

Así hay tres más. O no existe el estudio o llevan a una página en la que hay otro documento. Son publicaciones sobre una lagartija colilarga y una víbora hocicuda, sobre la flora bacteriana de las salamandras en el centro de la Península y sobre el estado de salud del sapo corredor en España.

Pese a que el currículo incluye una introducción en primera persona de Lemus con un resumen de su campo de investigación, este negó ayer por teléfono ser el responsable: “Ese currículo es del año de la polka (...) Ese currículo no lo he colgado yo porque yo no tengo acceso”.

A estos seis artículos inexistentes hay que sumar los seis que firmó junto a un investigador fantasma. Se trata del supuesto Javier Grande, que aparecía como investigador del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), pero que no consta en ningún registro. Grande supuestamente realizaba análisis de muestras para los estudios.

Los artículos científicos se deben citar dando la referencia de la revista el ejemplar y la página, por lo que no hay confusión posible. Una de los autores que aparece firmando en varios de los artículos junto a Lemus muestra su disgusto. Este —que pide el anonimato para no verse envuelto en el caso— explica que aunque los estudios no estén publicados en algunos sí hay investigación detrás. “Uno de los estudios que aparece no está publicado, pero sí lo presentamos en un congreso como un póster. Otros directamente no existen y no sé por qué aparecen ahí ni por qué está mi nombre”. Las revistas de los estudios inexistentes son de segunda fila y bajo impacto, muy especializadas. Algunas ni aparecen en los principales buscadores científicos.

Oficialmente, el CSIC sigue sin comentar el caso y espera a que se pronuncie su Comité de Ética, que recibió el pasado 23 de diciembre una denuncia de jefes y colegas de Lemus en la Estación Biológica de Doñana.

Más información