Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Registrada una potente erupción solar

Se ha originado en una mancha que emergió el pasado viernes y los expertos alertan de que habrá auroras polares en las próximas noches

El astro está ahora en plena actividad

Imagen del Sol tomada por el satélite 'SDO', de la NASA, durante la erupción.
Imagen del Sol tomada por el satélite 'SDO', de la NASA, durante la erupción.

Una potente erupción se ha producido esta madrugada en el Sol, originada en una mancha solar especialmente activa desde el pasado viernes. El estallido, de clase X, la de mayor potencia, ha generado una eyección de masa de la corona del astro, pero no orientada directamente hacia la Tierra (sino hacia Venus y Marte), aunque una pequeña fracción de plasma puede alcanzar nuestro planeta. Los expertos advierten que se producirán espectaculares auroras en las próximas noches. La erupción X se registró a las 5.13, hora peninsular; otra, aunque menor, se había producido el pasado domingo. Tanto el satélite Solar Dynamics Observatory (SDO) como el veterano Solar , han registrado un gran destello de ultravioleta asociada a la erupción. Probablemente se producirán más fenómenos de este tipo en los próximos días dado que la mancha, por la rotación, se orienta cada vez más en dirección a la Tierra, predicen los expertos del Space Weather Prediction Center.

Localización de la mancha solar 1429, en la que se ha generado la erupción solar de clase X.
Localización de la mancha solar 1429, en la que se ha generado la erupción solar de clase X.

La erupción de esta madrugada (que comenzó a las 4.34 horas y duró 147 minutos, según datos del SDO) ha sido la segunda de clase X registrada este año, tras la del pasado 27 de enero. El Sol está ahora en fase de gran actividad, en el ciclo de once años, y se espera que siga aumentando hasta alcanzar el máximo, en 2013.

Las erupciones solares, si están orientadas directamente a la Tierra, pueden provocar daños en los satélites y en las redes eléctricas. Además, pueden ser peligrosas para los astronautas en la Estación Espacial Internacional. Son tremendas explosiones que se registran en la superficie del Sol, normalmente en las proximidades de las manchas; en cuestión de minutos calientan la materia hasta muchos millones de grados y emiten tanta energía como mil millones de toneladas de TNT. Esa energía se emite en forma de rayos Gamma y rayos X, protones y electrones de alta energía y flujos de materia.