Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de autonomías descarta convocar oposiciones docentes en 2012

La reforma del bachillerato restará un curso a la ESO, explica Educación

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (segundo por la derecha), durante su reunión con los consejeros de Educación.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (segundo por la derecha), durante su reunión con los consejeros de Educación. EFE

La mayoría de las comunidades autónomas no convocarán en 2012 oposiciones para profesores de colegios e institutos públicos —hay entre 100.000 y 200.000 personas a la espera de esos exámenes, según calcularon los sindicatos el año pasado—. Las restricciones presupuestarias marcadas por el Gobierno central obligan a ofrecer muy pocas plazas y las autonomías prefieren no hacer exámenes y acumular la oferta de este año para sumársela a la del próximo.

Este ha sido uno de los resultados de la primera Conferencia Sectorial de Educación (donde se reúnen Gobierno y autonomías) dirigida por el nuevo ministro José Ignacio Wert. En ella, además ha quedado claro por fin que la reforma que pretende hacer para aumentar un curso al bachillerato (ahora tiene dos) pasa por quitárselo a la Educación Secundaria Obligatoria (ESO, que ahora tiene cuatro). Una reforma controvertida y de difícil encaje administrativo y pedagógico (la escolarización obligatoria se mantendrá hasta los 16 años) que Wert quiere sacar adelante con el mayor consenso posible, tras una “reflexión compartida”. En todo caso, espera aprobar la normativa este año, dijo tras su reunión de hoy con los consejeros de Educación.

Varios de ellos aseguraron tras el encuentro que el ministro había recomendado que no se celebren oposiciones este año. Sin embargo, Wert negó haber hecho tal recomendación, pero sí dijo que ese —que nadie convoque este año sino en 2013— es el sentir de buena parte de las autonomías, pues económicamente no les merece la pena organizar una convocatoria para tan pocas plazas. Además, Wert añadió que el retraso puede servir para repensar mientras tanto el sistema de oposiciones, otra promesa electoral del Partido Popular.

Solo Andalucía, País Vasco,
Canarias y Madrid prevén
sacar plazas de profesores

Pero Andalucía, País Vasco, Canarias (las dos primeras gobernadas por el PSOE; la última, con un pacto entre Coalición Canaria y PSOE) y Madrid (del PP) han expresado su intención de celebrar exámenes para profesores este año. La congelación de oposiciones supone “un error considerable, pues no ahorraría nada” y, sin embargo, aumentaría la interinidad de las plantillas, dijo el consejero canario de Educación, José Miguel Pérez. Se refirió así a que las escuelas necesitan un número determinado de profesores y, si no se cubren las plazas necesarias con funcionarios, deberán hacerlo con interinos. Andalucía ya ha convocado 2.389 plazas para profesores de secundaria y FP y el País Vasco 556 para infantil, primaria y secundaria. Sobre el caso Andaluz pende un hipotético recurso por parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas a sus oposiciones, debido a que la Junta calculó parte de las plazas antes de que el actual Gobierno restringiera más la tasa de reposición. Con todo, la nueva tasa del 10% tendría una incidencia menor, según la consejería andaluza, que estima que solo habría que recortar 300 de las 2.389 plazas previstas, pues dos tercios de ellas se amparan en la consolidación de empleos interinos. 

Normalmente, las autonomías sacan un año oposiciones para infantil y primaria y al siguiente, para secundaria y FP. Si solo se convocan en algunas, la competencia será brutal en esos exámenes, pues atraerá aspirantes de otras regiones. El año pasado esto ya ocurrió en cierta medida, pues se convocaron pocas plazas en toda España y cinco comunidades no las celebraron. En Andalucía, se presentaron casi 10 aspirantes para cada una de las 3.796 plazas en liza para maestros de infantil y primaria. El 73% de las 8.880 plazas que se convocaron en 2011 fueron en Andalucía, País Vasco y Cataluña.

Y este año habrá más competencia, pues son mayoría las comunidades que no convocan y porque las restricciones para hacerlo son más grandes. En 2011, la tasa máxima de reposición para docentes fue del 30% (se podían reponer tres de cada 10 jubilaciones) y este año es del 10%. Los sindicatos han reclamado que haya una "oferta amplia" de oposiciones docentes en todas las comunidades en 2012. Si no es así, CC OO ha amenazado con movilizaciones, según Efe.  

Retraso del examen oral en Selectividad

Pero a pesar de que las oposiciones fueron ayer protagonistas, no fueron las únicas, pues el ministro Wert también anunció que el examen oral de idioma que debía empezar a ser obligatorio este año en Selectividad se pospone al año que viene, pues está muy extendida la idea entre las comunidades de que el sistema aún no está bien preparado. Las comunidades que ya lo tengan listo podrán hacerlo como ensayo, pero no contará para la nota de los alumnos. Además, en el actual contexto de recortes, se revisará la eficiencia de los programas de cooperación territorial (para aumentar plazas de guarderías, digitalizar las aulas o clases de refuerzo, entre otros) para decidir sobre su futuro.

El ministerio paralizará
la reforma de 4º de ESO
aprobada por el anterior Gobierno

Asimismo, aunque el ministro no dio muchos detalles sobre la reforma del bachillerato, sí se sabe ya que se paralizará la reforma de 4º de la ESO que aprobó el anterior Gobierno y que tendría que entrar en vigor el próximo septiembre. El cambio consistía en hacer en ese curso, el 4º y último de la ESO, hubiera tres opciones: una con asignaturas enfocadas al bachillerato de letras, otra al de ciencias y la última a la Formación Profesional (FP).

Pero el nuevo Gobierno quiere ir un paso más allá con el objetivo, entre otros, de reducir el fracaso y el abandono escolar (del 28,4%, el doble de la media de la UE), llevando un año antes a la FP a los alumnos que no quieren seguir por la vía académica. Al mantener la escolarización obligatoria hasta los 16 años, los estudiantes de 15 que no hayan repetido deberán decidir si van al bachillerato o a la FP y estarán obligados por ley a cursar, al menos, el primer curso, aunque piensen dejar los libros a los 16.

Esta opción ha sido criticada por buena parte de la comunidad educativa (padres y sindicatos), por segregar al alumnado un año antes, restando formación común, y por el complicado encaje que supondría el nuevo modelo. La consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau, dijo tras la reunión que ve “más complejidad que beneficios” en la idea, aunque están dispuestos a analizarla, informa Efe. "Tiene unas derivaciones en la política de centros de gratuidad que hay que tener muy en cuenta porque los beneficios pueden ser menores que los inconvenientes", ha dicho. Si el primer curso de bachillerato pasa a formar parte de la escolarización obligatoria habría que subvencionarlo, y, si se subvenciona 1º, se abre de par en par la puerta a concertar todo el ciclo, algo que solo ocurre de forma generalizada en unas pocas comunidades.

Con información de Manuel Planelles y Pilar Álvarez.

Más información