Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

El Observatorio Europeo Austral celebra su 50 aniversario

La organización científica prepara actos de divulgación especiales este año para conmemorar su fundación, en 1962

La astronomía europea está estrenando ahora el nuevo gran radiotelescopio Alma, en Chile, y prepara ya el próximo telescopio óptico gigante E-ELT, de espejo principal de 40 metros de diámetro, que también se instalará en ese país, mientras que disfruta del más avanzado conjunto de observatorios del mundo, el VLT. Son instalaciones y proyectos del Observatorio Europeo Austral (Alma en colaboración con EE UU y Japón) que sitúan esta institución a la vanguardia de la astronomía internacional. Ahora celebra su 50 aniversario desde su fundación, en 1962, al amparo de otra gran institución científica: el Laboratorio Europeo de Física de partículas (CERN). España forma parte del ESO desde 2006.

Para conmemorar su medio siglo, el ESO ha programado diversas actividades durante 2012, desde un congreso científico (en septiembre) sobre los temas más candentes de la astronomía hasta los actos oficiales (en octubre) e iniciativas de divulgación, como exposiciones que se mostrarán en los países miembros de la institución, películas y edición de libros. Durante todo el año, se presentará una foto especial cada mes dedicada al presente y el pasado de los observatorios.

Sus observatorios y proyectos sitúan al ESO en la vanguardia de la astronomía internacional

“El 50 aniversario del ESO llega en el período más emocionante de la astronomía europea y mundial”, ha comentado el director general de este organismo, Tim Zeeuw. “El ESO ha recorrido un largo camino desde su fundación, en 1962, y medio siglo después es un líder de la investigación astronómica y el observatorio más productivo del mundo”.

El ESO, con sede central en Alemania, tiene todos sus observatorios en Chile, lugar elegido hace 50 años para su primera instalación, La Silla, 600 kilómetros al norte de la capital. Ahora funcionan allí varios telescopios, incluido uno de 3,6 metros de diámetro con el instrumento más avanzado ahora mismo para para descubrir planetas extrasolares. Más al norte, en Cerro Paranal, se abrió a finales de la década pasada el conjunto de telescopios VLT, formado por cuatro unidades de ocho metros de diámetro y otras más pequeñas para hacer observaciones del cielo sincronizadas y alcanzar una altísima resolución. Es una instalación astronómica única en el mundo que aprovecha la alta calidad del cielo en el reseco desierto chileno. ALMA, formado por 66 antenas de alta precisión, está en el Chajnantor, y se acabará de instalar en 2013, aunque hace unos meses comenzaron las observaciones. El E-ElT, que será el mayor telescopio óptico e infrarrojo cercano del mundo, se instalará en Cerro Armazones.