Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presupuestos sanitarios bajan de media un 6% por persona

La diferencia entre las comunidades que más gastan y a que menos ronda los 500 euros

Las comunidades autónomas prevén gastar este año un 6% menos de media en la salud de cada habitante, lo que, sumado a los recortes ya aplicados en 2011, arroja un descenso en el dinero destinado a este apartado del 10%. En cifras absolutas eso quiere decir que, si cumplen lo presupuestado, las administraciones gastarán de media 1.210,95 euros por persona este año, frente a los 1.288,58 de 2011 y los 1.343,95 de 2010.

El recorte afecta de manera desigual a las comunidades. A falta de los datos para este año de Castilla-La Mancha, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que es la que recopila estas cifras, indica que nueve comunidades van a gastar menos por habitante este año que el anterior. Son Navarra, Extremadura, La Rioja, Murcia y Cataluña. Eso tiene otra lectura: que siete de ellas, pese a los recortes, prevén gastar más. Son Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla y León y Madrid.

Aunque el aumento o la disminución en algunas de ellas es insignificante, por lo que en seis prácticamente se congela la partida. Son Aragón, Cantabria, Castilla y León, Galicia, Madrid y País Vasco. La crisis no sirve para unificar la oferta, pero pone en peligro las de las economías más débiles

La crisis no sirve para unificar la oferta, pero pone en peligro las de las economías más débiles

Lo que no cambia es la enorme diferencia entre lo que gastan unas y otras. En 2010, esta era de 556 euros, desde los 1.066 de Baleares a los 1.623 del País Vasco. En 2012 será de prácticamente 497 euros, los que van de los 1.061 de la Comunidad Valenciana a los 1.558 del País Vasco. Esta diferencia disminuye también alrededor del 10% en dos años, lo que indica, como destaca la FADSP, que los recortes (o no) se aplican por igual en todas las comunidades, independientemente de las cifras de las que partieran.

Con ello se pierde la oportunidad para que la crisis sirva para igualar la atención, y se pone en mayor riesgo a las que ya gastaban menos. En un país con un Gobierno que predica la igualdad como uno de sus lemas para el sistema (lo repetió la ministra Ana Mato en la toma de posesión de varios altos cargos ayer) eso quiere decir que hay mucho por hacer.

Para la FADSP esto es una muestra de que el nuevo sistema de financiación que se estrena este año, como sigue sin ser finalista (es decir, el dinero que da el Gobierno central para sanidad no tiene por qué ir luego de verdad a sanidad) no sirve como elemento homogeneizador.

Pero los problemas sí les son comunes, de ahí los recortes en todas las comunidades. Las deudas de los hospitales con las empresas que les suministran fármacos, productos sanitarios o tecnología es enorme: todas esas facturas sin pagar superó el pasado año los 10.000 millones de euros. Y la deuda no hace más que aumentar: en cinco meses ha crecido un 10%.

En los últimos tiempos, acuciadas por la crisis, las comunidades han aplicado de forma irregular medidas de ahorro, principalmente en el gasto farmacéutico. La anunciada central de compras, para la adquisición de productos sanitarios o vacunas en común, se ha utilizado limitadamente. Cataluña ha sido la primera comunidad en aplicar recortes de los servicios: ha reducido horas de consulta, quirófanos y centros de atención primaria.

 

Más información