Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre también evita pedir una moratoria para la contaminación

La consejera de Medio Ambiente sostiene que el aire es "excelente" aunque admite superaciones "en puntos concretos y momentos puntuales".- El Ejecutivo regional "no va a tomar ninguna medida que perjudique la actividad económica"

Polución en la capital, vista desde Pozuelo.
Polución en la capital, vista desde Pozuelo. CARLOS ROSILLO

Al igual que ha hecho la capital, la Comunidad de Madrid no ha pedido ninguna moratoria a Bruselas para aplicar la nueva directiva europea sobre calidad del aire. Desde 2010, es obligatorio para los países de la Unión Europea contener la polución por dióxido de nitrógeno, que procede en gran medida de los tubos de escape de los vehículos a motor, por debajo de los 40 microgramos por metro cúbico de media anual.

La consejera de Medio Ambiente, María Isabel Mariño, ha asegurado esta mañana que la calidad del aire de la región "no sólo es buena, sino excelente". El aire de la región "no produce ningún tipo enfermedad, y si hay un pequeño peligro se avisa a la población para que no haga actividad física", ha indicado. "En algunos puntos concretos y en momentos puntuales y coyunturales se producen superaciones del nivel de contaminación", ha admitido. Se refería a la zona del corredor del Henares donde los niveles de dióxido de nitrógeno están por encima de lo que fija la normativa europea. En la capital, ocho estaciones rebasan los límites legales y estos días se ha estado a punto de alcanzar el nivel de alerta a la población, con picos de más de 350 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno.

"Tenemos un baile de cifras y de fechas"

Cuestionada sobre porqué no ha pedido más tiempo a la Unión Europea para aplicar la ley, Mariño ha usado el mismo argumento que ya empleó ayer el Ayuntamiento de Madrid: "Tenemos un baile de cifras y de fechas con el Ministerio [de Medio Ambiente]. Esto lo resolveremos con el ministerio". Las comunidades autónomas y los ayuntamientos tenían de plazo para pedir la prórroga hasta el 30 de semtiembre. El ministerio ha recibido solicitudes de prórroga únicamente de tres zonas: Palma (Baleares), Área de Barcelona y Vallès-Baix Llobregat (Cataluña), informan Elena G Sevillano y Rafael Méndez. El ministerio asegura que tramitará igualmente las moratorias que lleguen tarde, como la de Madrid. Otra cosa es que Bruselas las acepte.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, la consejera madrileña también ha lanzado algunas dudas sobre la normativa comunitaria. "Está hecha por funcionarios desde sus despachos", ha subrayado, para agregar que "las circunstancias desde que se aprobó han cambiado de forma considerable". "Lo que para algunos hace poco era muy bueno ahora parece malo", ha agregado, antes de afirmar que no va a tomar "ninguna medida que perjudique al actividad económica". "Esta consejería no va a tomar ninguna no va a acelerar el proceso de acercamiento al paro de los autónomos", ha reiterado la consejera, que ha querido dejar este extremo "meridianamente claro y diáfano".

A juicio de Paco Segura, portavoz de Ecologistas en Acción, "las administraciones se han dedicado a negar la evidencia y se les ha echado el tiempo encima". La Comisión Europea es muy estricta con las prórrogas. Las autoridades tienen que probar que, pese a poner todos los medios, no han logrado reducir la contaminación. Además, deben presentar un plan de calidad del aire que detalle las medidas que aplicarán para cumplir la ley cuando acabe la moratoria.

"Las prórrogas están pensadas para casos muy excepcionales de imposibilidad de reducir la contaminación pese a haberlo intentado, y eso no es ni por asomo lo que ha ocurrido", añade Segura. Tampoco el ministerio ha cumplido lo que su titular, Rosa Aguilar, prometió en febrero. El plan nacional de calidad del aire debía estar aprobado en julio pasado, pero sigue en un cajón. Una portavoz aseguró que la intención es aprobarlo antes de las elecciones.