Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torrejón, la cuarta ciudad española con peor calidad del aire según la OMS

El estudio, con datos de 2008 y que mide las partículas en suspensión, sitúa a la capital en mitad de la tabla

La primera base de datos mundial sobre calidad del aire que ha publicado la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa a la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz (120.000 habitantes, a 19 kilómetros de la capital, en el Corredor del Henares) como la cuarta ciudad española con el aire más contaminado, en concreto en partículas en suspensión. En España, las ciudades más contaminadas por PM-10 según este documento, que recoge datos de 2008, son Zaragoza y Sevilla, con 45 microgramos por metro Cúbico; Granada, con 40; Torrejóncon 39; Albacete, con 33 y Jaén, Cádiz y Málaga,con 32.

En cambio, las ciudades con el aire más limpio, es decir, las menos contaminadas en este tipo de partículas en suspensión son Santiago de Compostela, con 18 microgramos por metro cúbico; Logroño, con 19, Badajoz, con 20; Vitoria, con 21 y Palma de Mallorca y Valladolid, con 22 microgramos. A la mitad de la tabla se encuentra Madrid capital, con 26 microgramos por metro cúbico de PM-10 -partículas contaminantes de menos de 10 micras de tamaño en espacios exteriores e interiores-, según el informe de la OMS, que advierte que el límite aconsejable para la salud de este contaminante es de 20 microgramos por metro cúbico.

De las 28 ciudades españolas que incluye esta base de datos, que analiza la situación de casi 1.100 ciudades de 91 países, sólo aprueban Santiago y Logroño. Badajoz está justo en el límite de 20. Respecto a las partículas PM-2,5, la Organización Mundial de la Salud sólo ofrece datos de tres ciudades españolas: Madrid, que registró 13,1 microgramos por metro cúbico; Pamplona, con 9,4 microgramos; y Toledo, con 14 microgramos.

La OMS considera que la contaminación atmosférica es un problema de salud ambiental "de gran alcance", por lo que pide un "esfuerzo para reducir la carga sanitaria que genera". "Si vigilamos y gestionamos adecuadamente el medio podemos reducir de forma considerable el número de personas con enfermedades respiratorias y cardiacas o con cáncer de pulmón. En todo el mundo, el aire de las ciudades presenta a menudo una alta densidad de gases de escape, humo de fábricas y hollín de las centrales eléctricas que queman carbón. En muchos países no hay una normativa de calidad del aire, y cuando la hay los criterios nacionales y su aplicación varían considerablemente", ha señalado la doctora María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente en la OMS.

Calcula que una reducción desde una media de 70 microgramos de PM-10 a una media anual de 20 microgramos por metro cúbico se traduciría en una reducción del 15% de la mortalidad. A niveles más altos de contaminación, reducciones similares no harían disminuir tanto la mortalidad, pero tendrían con todo importantes efectos beneficiosos para la salud.

Los factores que más contribuyen a la contaminación atmosférica urbana son el transporte motorizado, los pequeños fabricantes y otras industrias, la quema de biomasa y carbón para cocinar o como medio de calefacción, y las centrales eléctricas que usan carbón. La quema de madera y carbón para calentar las viviendas contribuye en gran medida a la contaminación del aire, sobre todo en las zonas rurales en los meses más fríos.