Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 37% de la población española respira un aire que supera el límite legal de contaminación

El porcentaje se eleva al 87% si se tiene en cuenta, en lugar de la directiva española, la establecida por la OMS.- Unas 20.000 muertes se adelantan por esta causa

El 37% de los ciudadanos españoles respira un aire que excede los límites legales de contaminación que marca la directiva española. Si se atiende a la de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más estricta, el porcentaje se eleva al 87%. Así lo asegura Ecologistas en Acción, que ha presentado hoy su informe 2010 sobre la calidad del aire en España.

Las áreas urbanas son las más contaminadas como consecuencia del tráfico, si bien se registró un ligero descenso en 2010, como ocurrió en 2009 y 2008, básicamente por la crisis económica (que acarrea un menor uso del coche, menor consumo eléctrico), el aumento de la utilización de las energías renovables y una meteorología que ayudó a la dispersión de los contaminantes.

El estudio de Ecologistas en Acción distingue entre cinco contaminantes del aire: las partículas en suspensión PM10 y PM5 (con diámetros menores a 10 o a 5 micras respectivamente); el ozono; el dióxido de nitrógeno; y el dióxido de azufre. Además, tiene en cuenta dos niveles, los que fija la directiva española y los de la OMS.

Mariano González, de la organización ecologista, indicó que el objetivo de este informe es comunicar "las graves consecuencias" que esta contaminación tiene sobre la salud. Y resaltó que a pesar de ello, las Administraciones no informan cuando se produce un incumplimiento. Su compañero Paco Segura indicó que estas sustancias adelantan la muerte de unas 20.000 personas al año.

Por ejemplo, para las partículas PM10, señaló que 34,6 millones de habitantes de España (el 74% de la población) están expuestos a niveles que superan el máximo recomendado por la OMS. Respecto al dióxido de nitrógeno, quienes respiran niveles superiores a los permitidos (que, en este caso, coinciden con los recomendados) son el 10%. En el caso del dióxido de azufre el porcentaje es del 5%, según la OMS. Y con respecto al ozono (una sustancia que no se genera directamente, sino que es fruto de la reacción química de los óxidos de nitrógeno con la luz solar), un 27% está expuesto a niveles superiores a los legales, a los que hay que sumar otro 17% por encima de lo aconsejado, lo que hace un total de 20,8 millones de personas.

La organización ecologista se negó a dar una lista de lugares o ciudades más contaminadas, ya que los datos no son homogéneos y al manejarse varias sustancias a la vez se puede dar el caso de que los niveles de una sean altos y los de otra bajos. Además, los cambios en la ubicación de las estaciones medidoras que han practicado las Administraciones hacen que las comparativas sean muy difíciles. En cualquier caso, y por centrar un poco el problema, el informe recoge 186 casos en los que alguna estación ha registrado niveles ilegales de alguno de los cinco contaminantes.

Lo que sí ha hecho la organización es comparar con la media de hace unos años, cuando solo medía las partículas en suspensión PM10 y el dióxido de nitrógeno. Solo teniendo en cuenta estos dos parámetros, se observa que en 2008 el 84% de la población estaba expuesta a niveles superiores a los recomendados por la OMS; en 2009 la proporción bajó al 79% y en 2010 está en el 77%. pero segura destacó que esto se debe a condiciones coyunturales (descenso del tráfico por la crisis, menos uso de centrales térmicas), o a que se compran coches más pequeños y eficaces.

Esto último es destacable ya que la primera causa de exposición en las ciudades es el tráfico, señaló Segura. De ahí que parte de las propuestas de la organización sean las que tienen que ver con su reducción o limitación (menos velocidad, menos autovías, peatonalización) y el fomento de otros medios de transporte (sobre todo, en las ciudades, la bicicleta).